sábado, 2 de octubre de 2010

Bahía Sin Fondo, también en Marte

Uno de los temas que más me ha fascinado desde mi infancia es el espacio exterior, aquello que está más allá de la frontera de nuestra (vieja y aún poco conocida) Tierra. De chico, digamos desde los 7 u 8 años, me maravillé con aquellas películas de ciencia ficción que hablaban de otros mundo y de viajes por el espacio. Leí, primero con dificultad y luego con avidez, cuanto libro o revista caía en mis manos sobre esos temas. Recuerdo con mucha claridad el día que vi explotar por la televisión, una y mil veces, el transbordador Challenger. La llegada de Internet durante mi época universitaria permitió actualizarme más a menudo sobre estos temas. Desde entonces he seguido, con ciertas discontinuidades, los progresos de las misiones espaciales más importantes de los últimos años: la sonda Galileo en Júpiter, Cassini-Huygens en Saturno, y el enjambre de robots y satélites que han arribado a Marte en los últimos años. En particular he seguido, en forma discontinua, los progresos de los exploradores robots Opportunity y Spirit, que durante poco más de seis años han recorrido varios kilómetros sobre el suelo marciano. En estos dos exploradores se conjugan dos motivos poderosos de interés: por un lado el conocimiento adquirido sobre Marte, nuestro vecino cósmico, el lugar más benigno que encontraremos en muchos años luz a la redonda. Por otro lado, el desafío tecnológico que representa tener dos robots andando por la superficie de otro mundo, alimentandose mediante paneles solares y utilizando herramientas varias para analizar muestras, tomar fotografías, y transmitir todo eso a la Tierra. Simplemente Fan-tás-ti-co.

Bueno, como bien dije, me interesa la exploración espacial (recomiendo el blog Eureka, en castellano y con actualización diaria), y cuando tengo algo de tiempo libre me dedico a navegar por sitios sobre esa temática. Pues bien, acá viene el dato curioso que da origen a esta entrada. Buscando información, citas sobre el uso del nombre "Bahía Sin Fondo", con el objeto de redactar un artículo sobre el tema, una continuación de algo que presenté en una de mis primeras entradas (hace unos meses), me encontré con una referencia a una página de la NASA. Con un poco de intriga fui a leer el artículo en cuestión, y me encontré con que habían bautizado con el nombre "Bottomless Bay" ("Bahía Sin Fondo", en inglés) a un pequeño accidente geográfico en la superficie de Marte. Se trata de una pequeña bahía irregular en el perímetro del cráter Victoria, el recuerdo del impacto de un meteorito en alguna época lejana. El cráter en sí no es muy grande, tendrá unos 300 metros de radio, y es dificil de ubicar en un mapa marciano. Fue un hito en el camino del vehículo Opportunity, ya que al llegar a Bottomless Bay su odómetro marcó seis millas de recorrido, bastante más de lo que se esperaba en un principio. Recordemos que se esperaba que los dos vehículos no sobreviviesen al primer invierno marciano... y superaron seis inviernos. Este suceso ocurrió el 7 de diciembre de 2006, en la denominada sol 1016 (o sea, el día 1016 desde el arribo de Opportunity al planeta rojo).
Bottomless Bay en el cráter Victoria [fuente: NASA/JPL/Universidad de Arizona]

Hoy en día la exploración de Marte sigue adelante. El vehículo Spirit está detenido, en silencio, desde el 22 de Marzo de 2010, y se estima que no volverá a reactivarse, aunque los técnicos de la NASA siguen a la escucha de cualquier señal proveniente del robot. En total recorrió 7730 metros en 2210 días (unos 3,5 metros por día). Opportunity sigue andando por la superficie de Marte, y actualmente se encuentra estudiando un meteorito sobre la superficie (29 de septiembre de 2010). Ha recorrido 23525 metros en 2375 días, a razón de unos 9,9 metros por día. Junto con la Mars Reconnaissance Orbiter, Mars Express, Mars Odyssey y Mars Global Surveyor, siguen estudiando y analizando el planeta rojo. Pronto seguirán otras misiones, nuevos vehículos robots, satélites de estudios atmosféricos, y una larga lista de ingenios que nos ayudarán a entender mejor a Marte, el Sistema Solar, y porque no, nuestra propia Tierra. Mientras tanto, en un lugar pequeñito, perdido en la inmensidad del desierto marciano, hay una Bahía Sin Fondo desprovista de agua, llena de arena y roca, que evoca a su homónima terrestre, que también fue avistada y visitada por otros exploradores, de carne y hueso, hace varios siglos, en frágiles "sondas", carabelas de madera, que surcaban los mares del mundo en busca de los límites de la Tierra. La historia se repite, solo que esta vez a millones de kilómetros de casa.

Como dice el título, Bahía Sin Fondo ahora también en Marte... próximamente atenderemos en la Luna, Venus y Júpiter. Hasta la próxima entrada.

PD: Google, no contento con desarrollar el Google Maps y el Google Earth, también a desarrollado el Google Moon y el Google Mars. Los invito a echar un vistazo de la zona por donde anda Opportunity en este momento. Por ahí cerquita está la Bahía Sin Fondo, aunque aún no pude identificarla con exactitud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario