martes, 4 de septiembre de 2018

La extraña costumbre argentina de perder el tren

Quizás no sea el mejor momento de publicar esta nota, no lo sé. O quizás sí, este es el momento de hacerlo, con las cosas en caliente. Independientemente de la pertinencia de la publicación, la verdad es que lo que me impulsa a escribir es la situación general del país, lo cual no se limita a lo económico-financiero, sino a lo social, educativo, etc. Evito escribir este tipo de artículos, no tanto por que no tenga opinión formada o no me interese, sino porque estoy harto de que a la mínima opinión que uno emita, ya saltan a ponerte cartelitos y etiquetarte, como si fueras un ejemplar zoologico de un museo: Especie, subespecie, genero, etc... En Argentina, desde que recuerdo, pero en especial del 2001 para acá, todo se ha bipolarizado: sos macrista o kirchnerista, peronista o antiperonista, populista o liberal, nacionalista o vendepatria, y una larga lista de antinomias. En Argentina los grises se han abolido, y todo se ha convertido en un perverso Blanco vs Negro. Pero yo no soy ninguna de las dos cosas, la lógica binaria está bien para las computadoras, pero es nefasta para los seres humanos de carne y hueso. El mundo, la realidad, la economía, la sociedad, la vida misma, es gris. A veces más oscuro, a veces más claro, pero gris, indudablemente gris.




miércoles, 29 de agosto de 2018

Punta Logaritmo... ¿por qué?

No voy a mantenerlos en suspenso, no tengo la respuesta a la pregunta que da nombre a esta entrada. Lo que si puedo contarles es la razón por la que hago esta pregunta. Es simple, muy simple. Es una mezcla de curiosidad con historia y con matemáticas. Sí, claro, no puedo pasar por alto la palabra logaritmo en el medio de un mapa patagónico. ¿Por que aparece el nombre de la función matemática que nos devuelve el exponente (un número) al cual hay que elevar la base (otro número) para obtener el número original? Es algo que me parece tan extraño para un accidente geográfico que no he podido evitar el impulso de buscar y buscar su origen.

Vista satelital proporcionada por Google Maps, en donde se aprecia la silueta de Punta Logaritmo al centro. A la izquierda se aprecia la pequeña Isla de los Pájaros, y sobre el borde izquierdo, Punta Gales.

sábado, 18 de agosto de 2018

Los "Idiot Savant" o lo poco que sabemos sobre cerebro humano

Permitanme una breve reflexión fruto de algunas lecturas casuales de estos días. Hace un par de semanas leí un viejo artículo publicado en el blog Tecnología Obsoleta (TecOb), titulado Sabios idiotas, que trataba sobre las personas a las que antiguamente se denominaba como "idiot savant". Si bien es una expresión en desuso, que ha sido sustituida por otras expresiones médicas, generalmente relacionadas con clases de autismo, es un término muy conocido que describe casos de personas que poseen una habilidad especial a pesar de su retraso mental evidente. Citando las palabras del autor del blog TecOb, "No se tome aquí el término idiota, que se usó históricamente, como insulto ni nada parecido, simplemente es el contrapunto que expresa una deficiencia psíquica frente a una actividad en la que el individuo sobresale por encima de la media".

El cerebro de Einstein fue conservado después de su muerte. Se lo cortó en finas rodajas que fueron objeto de estudio durante años, para tratar de explicar el porqué del genio detrás de ese conjunto de neuronas extremadamente complejo. Todavía estamos lejos de comprenderlo, ni siquiera superficialmente. Fuente: National Public Radio.

jueves, 12 de julio de 2018

Una bandera de la Marina Imperial Alemana perdida en el océano

Esta es una de esas típicas historias que encuentro, accidentalmente, en alguna referencia perdida en el medio de un foro y que se repite ciclicamente, casi sin variaciones, por distintos sitios. Cuando uno trata de romper el círculo de repeticiones se encuentra con que los pocos datos disponibles son bastante genéricos y que no hay un documento oficial, o nota de prensa, o testimonio de primera mano, que respalde lo relatado. La búsqueda se hace difícil, porque la mayoría de los hallazgos son copias de lo mismo con ligeras modificaciones. Probar palabras sueltas termina siendo muy genérico, y se convierte en una auténtica búsqueda de una aguja en un pajar... con la diferencia que no sabemos si esa aguja existe. Veamos entonces si, al menos, podemos conformarnos con un alambre o una espina que se parezcan a la escurridiza aguja.

El SMS Scharnhorst era un crucero acorazado de la Kaiserliche Marine (Armada Imperial Alemana), construido en los astilleros Blohm & Voss, Hamburgo, y botado en 1906. Fue hundido en las islas Malvinas, en diciembre de 1914, durante su enfrentamiento con los cruceros de batalla HMS Invincible y HMS Inflexible. Fuente: U.S. Naval Historical Center Photograph.

domingo, 17 de junio de 2018

Trenes a vela: usando el viento para desplazarse (incluso en Malvinas)

Vuelvo al blog después de un mes muy cargado de actividad, así que espero que sepan tener paciencia hasta que retome el ritmo y las temáticas habituales de las publicaciones. Como una forma de rehabilitación "bloguistica", les quiero compartir una breve curiosidad que encontré en un minúsculo recorte y que, como de costumbre, cuando empecé a tirar del hilo encontré que era más extenso de lo que creía. Yo sabía que los ferrocarriles había sido impulsados durante décadas por máquinas de vapor, luego por máquinas Diesel, y finalmente por sistemas de tracción eléctricos. Lo que no tenía idea era que entre las primeras fuentes de energía que se consideraron para impulsar un vehículo por las vías férreas estaba el viento. Sí, efectivamente, hubo épocas en las cuales los trenes se impulsaron a vela, como lo habían hecho los barcos en el mar durante siglos.

Es difícil precisar cual fue realmente el primer vehículo que se desplazó por una vía férrea impulsado por el viento. Uno de los primeros antecedentes es el la figura, empleado en Carolina del Sur (EE.UU.) en 1830, donde alcanzó a recorrer unos 10 km a una velocidad media de 30 km/h. Fuente: The Self Site.

jueves, 14 de junio de 2018

Patagonia 19000 AC... ¿dónde está el mar?

Hace un par de días leí una entrada en el blog de Fabio, que trataba sobre la forma que tenían los continentes durante la última edad del hielo, hace 21000 años. En aquella época se estima que el mar descendió casi 125 metros, debido a que los polos estaban congelados completamente, y grandes glaciares ocupaban las zonas montañosas. Debido a este importante descenso del nivel del mar, las líneas de costa de los continente se modificaron, y mucho. Europa, el sudeste asiático y Australia eran muy diferentes a los que son hoy, con muchas islas integradas dentro de la masa continental. Sí, las Islas Británicas estaba completamente unidas al continente europeo, Australia estaba unida con Nueva Guinea, y toda la península malaya se unía a las islas circundantes. Sin embargo, en esa nota, que hacia referencia a otro artículo, no se lograba ver como había quedado la Patagonia en aquella época. Por curiosidad estuve mirando algunas cartas náuticas del Golfo Nuevo y la costa chubutense, y comprobé que gran parte de lo que hoy es mar en aquella época fue tierra firme, una gran y extensa llanura. Pues bien, buscando y buscando encontré un mapa que finalmente muestra las cosas como son. Estimado seguidores, bienvenidos a la Patagonia del 19000 AC.

La Patagonia hace 21000 años tenía la línea de costa casi trescientos kilómetros más al este, e integraba a casi todas las islas cercanas, como las Malvinas, Tierra del Fuego, de los Estados, y las islas de los canales fueguinos y el Cabo de Hornos. Fuente: Maps on the web.

martes, 8 de mayo de 2018

La corta historia del SS Madryn y su particular final

A lo largo de los, casi, ocho años que lleva activo este blog, he dedicado numerosas entradas a Puerto Madryn. Además, en especial, estuve rastreando la historia del lugar que le dio nombre a nuestra ciudad, el castillo de Madryn, e incluso seguí la pista del origen de ese nombre en particular, que se remonta a una tal Santa Madryn, que no sería otra cosa que Santa Materiana o Santa Madrun, una santa galesa del siglo V. Hoy les propongo seguir indagando en el nombre de la ciudad, pero no en su origen, sino en otros lugares donde se ha usado. Sabemos, por ejemplo, que hay una calle Madryn en Liverpool, e incluso hay calles que llevan el nombre de Madryn en México (en Mexicali y en Hermosillo). También hubo un barco mercante nacional con ese nombre, al cual le debo un espacio en alguna entrada futura. Sin embargo, ahora quiero dedicarle un pequeño espacio a otro barco mercante que llevó ese nombre, un transporte armado británico que participó brevemente en la Primera Guerra Mundial.

Los torpedos de los submarinos sellaron el destino de cientos (¿miles?) de barcos mercantes durante las dos guerras mundiales. Al igual que el ignoto mercante británico de la foto, el SS Madryn se toparía con su destino mientras navegaba en solitario. Fuente: The Great War Project.

domingo, 22 de abril de 2018

Cuando los caídos están del otro lado

El pasado 2 de abril se recordó, una vez más, el aniversario de la recuperación de las islas Malvinas y, desafortunadamente, el inicio de una guerra de 74 días (u 80, si tomamos como fin de las hostilidades a la invasión de las islas Sandwich del sur por parte de los británicos el 20 de junio de 1982) cuyas consecuencias todavía están latentes. En particular este aniversario tuvo un condimento especial, ya que gracias a la tarea llevada a cabo por la Cruz Roja, con la colaboración de los gobiernos argentino y británico, se logró al identificación de 90 de los 121 N.N. que están enterrados en el cementerio de Darwin. Este hecho, que no mitiga el dolor ni repara la ausencia, al menos si restaura la memoria, y permite un correcto homenaje para los caídos, tanto de parte de sus seres queridos como de la Nación argentina entera.

Cementerio argentino en Darwin, islas Malvinas. Fuente: Unidiversidad.

lunes, 16 de abril de 2018

Veinte años de ausencia

Estuve pensando diferentes formas de empezar la entrada de hoy, pero ninguna me convence. Para colmo las ocupaciones diarias no me dejan mucho tiempo libre como para hacer composiciones literarias complejas. Por esta razón, voy a ir directo al asunto, sin más prolegómenos. Hoy, 16 de abril de 2018, se cumplen 20 años de la partida de mi viejo, Carlos Alberto Donato, y quiero recordarlo en este lugar. Se me ocurre que la mejor manera de hacerlo, además de las palabras que brotan en forma atropellada a mi mente, es a través de algunos viejos recortes de diario, donde está él junto con sus pasiones: los autos de carrera y la mecánica.

Esta foto debe ser de 1985 o 1986. Eran los comienzos de mi viejo como preparador de autos, los clásicos "fititos", para la categoría zonal TN800. En esa época, mi viejo solía salir a ablandar el motor y de paso nos hacíamos una escapada a Puerto Pirámides. La foto está sacada en la zona del antiguo mareógrafo.

lunes, 2 de abril de 2018

Reflexionando sobre rankings científicos y la ambiguedad de los criterios de ordenamiento

Hace unos días, en el medio de una conversación familiar, surgió el tema de los indicadores de evaluación que se emplean en el medio científico, y como nos ubican a nosotros, como país, en el contexto mundial. En el momento comenté algunas cuestiones, pero también me quedé con algunas dudas, ya que no recordaba números y tendencias con detalle. Por tal razón, decidí hacer un pequeño relevamiento, particularizando en mi área de experiencia, o sea, la ingeniería, y en especial, la ingeniería electrónica. Pero antes de comenzar, voy a presentar la herramienta con la cual voy a hacer este relevamiento.

El lema "Publish or Perish" (Publica o Muere) es casi litúrgico en el ámbito científico mundial. Fuente: Deviant Art.