lunes, 29 de noviembre de 2010

2010: "Todos estos mundos son suyos..."

"... excepto Europa. No intenten aterrizar allí". Con esta frase se despide HAL 9000 al final de la novela "2010 Odisea dos", aunque en realidad HAL 9000 hace solo de intermediario. Los que han redactado el mensaje son los misteriosos constructores del monolito negro que parece hallarse en todos los rincones del sistema solar. Júpiter estalló y se convirtió en una estrella que orbita en torno al sol, y la helada Europa se derritió, dando lugar a un ecosistema mucho más benigno que permitirá la existencia de vida inteligente en el futuro. Los tripulantes de Leonov volvieron sanos y salvos a la Tierra, mientras que la Discovery, con HAL 900 y el reaparecido Dave Bowman, fueron absorbidos por la oleada de energía del naciente Júpiter. Fin de la historia.

Bueno, la verdad es que nada de eso sucedió este año. Por lo menos no en este universo. Ocurrió en el Universo imaginario de Arthur C. Clarke, en donde desarrolló la saga de las Odiseas, comenzando por "2001, una odisea en el espacio", siguiendo por la citada "2010 Odisea dos", "2061 Odisea tres" y finalizando con "3001 Odisea final". De las últimas dos no voy a opinar porque sencillamente no las he leído aún (ni se consiguen fácilmente). La primera tampoco la leí (vamos mal...) pero sí vi la película homónima, dirigida por el célebre Stanley Kubrick, que se ha convertido en uno de los clásicos del cine de ciencia ficción. Hace un par de meses encontré a 2010 en una tienda de libros usados (no hay reediciones actuales) y decidí echar un vistazo a la continuación de 2001.




La idea de una civilización hiperavanzada que de alguna forma supervisa o ayuda a otras especies desperdigadas en diferentes puntos del universo es muy atractiva. La presencia de los monolitos negros es inquietante y silenciosa, e invita a hacerse preguntas sobre la raza que se esconde detrás de ellos. La novela está bien armada y fundamentada, en función de los datos disponibles al momento de escribirla (1982), y su lectura es atrapante. Cambia un poco el eje de la historia respecto de 2001. En aquella novela el tema pasaba más por el comportamiento de HAL 9000. El monolito negro era el objetivo de la historia, pero HAL terminaba atrapando toda la atención. En 2010 la historia se centra más en el monolito y en las cuestiones relacionadas con la vida en otros planetas. Es llamativo, pero en cierta manera HAL 9000 se redime y pasa de ser una computadora psicótica en 2001 a una máquina obediente. Incluso la escena en que la nave Discovery es destruida da a entender como que HAL y Dave pasan a otro plano de existencia, a la espera de ser llamados nuevamente en un lejano futuro. Una especie de purgatorio que incluye a seres humanos y máquinas por igual.

En este caso la realidad se ha mostrado más lenta que la fantasía, porque la humanidad aún está lejos de alcanzar el desarrollo espacial y tecnológico de las novelas de Clarke. Viajes a Júpiter, hibernación, etc.; aún siguen siendo parte de la ciencia ficción. Pero 2010 es una estimulante historia sobre las ansias de conocimiento humano y sobre el miedo a lo desconocido.

Una perlita para el final. La traducción de 2010 es en líneas generales buena, no tengo el original en inglés para contrastar pero no encontré párrafos o expresiones ininteligibles. Sin embargo, en el capítulo 44, cuando se produce una discusión acerca de la fiabilidad de HAL, el doctor Chandra hace una defensa de HAL comparándolo con un ser humano, que se resume así:

"...Sólo es una cuestión de niveles. El hecho de estar constituidos por carbono o siliconas no hace la diferencia fundamental..."

"Siliconas" en lugar de "Silicio"... en fin, tal vez HAL era tan avanzado que ya se fabricaba en silicona directamente. Bueno, eso es todo por el momento. El año se termina, y cada vez tengo menos tiempo para escribir. Espero repuntar un poco antes de Navidad. Hasta la próxima.

2 comentarios:

  1. La verdad,geniales tus comentarios:
    "Siliconas" en lugar de "Silicio"... en fin, tal vez HAL era tan avanzado que ya se fabricaba en silicona directamente. Genial. Un abrazo desde Uruguay.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario. Saludos desde la Patagonia ;)

      Eliminar