lunes, 7 de febrero de 2011

El naufragio de Punta Cuevas

Siguiendo con Puerto Madryn y sus alrededores (¿acaso alguna vez me fui de allí?), la entrada de hoy se la voy a dedicar a uno de los naufragios que se encuentran en sus costas. Me refiero en particular a los escasos restos que es posible encontrar en lo que popularmente se denomina como la vuelta del Indio, en referencia a la curva que presenta la costanera antes de llegar al monumento al indio Tehuelche (-42.782297,-65.00355).



En mis recuerdos de la infancia y la adolescencia no encuentro ninguna imagen de este naufragio, ni tampoco las he encontrado cuando les he preguntado a personas mayores que yo. Parece ser que los restos han salido a la luz debido al proceso de erosión costera asociado con la destrucción indiscriminada de los médanos de la ciudad (un tema más que extenso que merece una entrada completa). Al no renovarse la arena de la costa, el mar está erosionando la playa y en algunos lugares aparece un fondo pedregoso que antes no se veía. De esta forma, en el año 2001 empezaron a asomar algunas maderas de lo que luego se supo que eran los restos de un barco. Actualmente se puede ver bastante más, tal como se aprecia en la siguiente foto:

Restos del barco en Punta Cuevas (01/Enero/2011).

Según comenta Fernando Coronato, presidente de la Asociación Punta Cuevas, él fue quien se encontró con el primer indicio del naufragio, y quien ha dedicado sus esfuerzos en descubrir la historia de ese barco. En el 2003 se hizo un relevamiento del naufragio y se encontraron arandelas, clavos y hasta un zapato. Además se tomaron muestras de la madera para analizar, que resultaron ser de pino nativo del este de los Estados Unidos. La madera muestra signos de haber sido cortada a hachazos, los cual se ajusta con algunas de las escasas referencias históricas que se tienen. La hipótesis más fuerte es que se trata de un barco lobero norteamericano, construido en 1850 (aprox.). En el trabajo de Coronato sobre el emplazamiento primitivo de Madryn se encuentran las siguientes referencias, extraídas de los testimonios de los mismos colonos galeses:

"En junio de 1865 llegan Edwyn Roberts y Lewis Jones para preparar el terreno. Cuentan que hicieron construcciones de tosca y/o madera pero no mencionan la existencia de excavaciones a su llegada. Las excavaciones de Punta Cuevas son llamativas y no pudieron haber pasado inadvertidas a quienes pasaron semanas allí, por lo que puede suponerse que no existían entonces. Desembarcaron el 14 de Junio de 1865 en el extremo superior de la bahía, junto a la roca blanca, cortaron bloques de tosca para construir casas, pero al ver qué despacio avanzaban, siguieron haciéndolas con las tablas que vinieron de Patagones. También usaron tablas de los restos de un barco."
Lewis Jones. "La Colonia Galesa; Historia de una nueva Gales en Sudamérica". 237 pp. Comisión del Centenario. Trelew 1965.

"Se vuelve a oír de las excavaciones en 1867 durante el intento de abandono de la colonia. Había una tribu tehuelche invernando allí y al mismo (cacique) Galats le llamó la atención la forma precaria de vivir de algunos colonos, refugiándose entre los cortes de la tosca y en las cuevas. Entonces todos hicieron algún tipo de choza para que las familias tuvieran refugio por un tiempo,... Dos personas cavaron un lugar en la loma,...otros sacaron tablones del viejo barco que había allí..."
Thomas Jones, Glan Camwy. (1926) "Historia de los comienzos de la Colonia en la Patagonia". 120 pp. Fundación Ameghino. Trelew 1999.

Por su parte, Francisco "Pancho" Sanabra relata en su libro "Naufragios y algo más" que recuerda haber visto loas restos del barcos hace muchos años, en ocasión de una caminata a playa Kaiser. Además, cuenta que a unos 20 metros al este de los restos del barco se hallaba una olla de un metro de diámetro, boca abajo, donde solían sacar pulpos. No menciona que se hizo de esa olla, pero la historia concuerda con la hipótesis del barco lobero, ya que en el siglo XIX los barcos loberos derretían la grasa de los animales en la costa, y existen antecedentes de que lo que hoy se conoce como Punta Cuevas en algún momento se la llamó Rada los Tachos (aprox. 1850).

Restos del barco en Punta Cuevas (01/Enero/2011).

Hace un tiempo los restos del barco fueron tapados con bolsas de arena para protegerlos de la erosión hasta que se decida  qué se hará con ellos. En mi última visita a Madryn, en Enero de 2011, no vi rastros de las bolsas de arena, como se aprecia en las fotos. Aún hay que decidir si se extraerán los restos para conservarlos o si serán protegidos de manera definitiva y se los dejará donde están. La conservación de estos restos podría resultar onerosa, tal como ocurrió con el caso del barco hallado en Puerto Madero hace unos años [aquí].

Aún quedan muchas preguntas por responder: ¿Cómo se llamaba el barco? Cuando encalló efectivamente? ¿Qué pasó con la tripulación? y un largo etcétera de cuestiones acerca de como terminó sus días en ese rincón del Golfo Nuevo. Por el momento resta esperar si se producen nuevos hallazgos que echen luz sobre esta historia, una de las decenas de historias acerca de naufragios que se pueden encontrar en la Península Valdes y los golfos Nuevo y San José. En el curso de las semanas volveré sobre el tema de los naufragios en los alrededores de Madryn, por ahora me despido hasta la próxima.

No hay comentarios:

Publicar un comentario