domingo, 19 de junio de 2011

Las invasiones que nunca existieron durante la Segunda Guerra Mundial [1]

La Segunda Guerra Mundial fue, ante todo, un suceso inmensamente trágico, una sucesión de horrores cuyas consecuencias se prolongaron mucho más allá de los seis años y un día que cuenta cronología histórica. Además de lo trágico, marcó una inflexión en el ámbito social, geopolítico, y tecnológico. Sobre esto último, basta recordar la bomba atómica, el avión a reacción, o los cohetes V2, que representan las bases del uso de la energía atómica, el desarrollo de la aviación, y la conquista del espacio. Si, no soy ingenuo, también representan la creación de armas más y más mortíferas, pero siempre es bueno recordar que la tecnología no es ni mala ni buena, es amoral. Los buenos o malos son los que la utilizan. Pero más allá de este debate, que excede en mucho a este artículo, en la Segunda Guerra Mundial surgieron mil y una historias fantásticas de conspiraciones e invasiones que nunca existieron. Alemanes, rusos, e ingleses crearon, y a veces creyeron, estas historias, que en parte estaban destinadas a desmoralizar al enemigo como a levantar la moral de los propios. Sin embargo, los norteamericanos en particular desarrollaron algunas historias sobre posibles invasiones a su territorio que son muy llamativas, que nos dicen algo sobre ese permanente temor a la agresión que se refleja en muchas de sus acciones.

La revista LIFE, en su edición del 2 de Marzo de 1942, publicó un extenso artículo con un nombre que no deja lugar a dudas: "Now the U.S. Must Fight for Its Life” ("Ahora los EE.UU. deben luchar por su vida"). El artículo refleja la paranoia del momento, en la que se pensaba que el Eje Alemania-Italia-Japón podía dominar el mundo. Si bien a esa altura de la guerra la sucesión de victorias del Eje era casi ininterrumpida, a excepción del asalto sobre Moscú, rechazado en diciembre de 1941, y la nunca realizada invasión de las Islas Británicas, era bastante fantasioso pensar que pudiesen tener éxito en una conquista mundial. Sin embargo, la reciente agresión japonesa sobre Pearl Harbor hizo que algunos se tomasen en serio esa idea. A partir de allí aparecen una serie de mapas con los posibles escenarios de la guerra. Desconozco si fueron elaborados por la misma revista LIFE o si provenían de un fuente gubernamental, pero sin duda servían a los intereses del gobierno, ahora embarcado en una guerra contra el Eje.

Uno de los posibles escenarios de guerra planteados era el de un ataque combinado de japoneses y alemanes, uno por el este y otro por el oeste. Se esperaba que los alemanes capturasen Gibraltar y desde allí lanzasen raids por el Atlántico, utilizando para ello las flotas italianas y del Vichy (la Francia "títere" de Hitler). Simultaneamente, los Japoneses capturarían Dutch Harbor, en Alaska, y desde allí invadirían por tierra los EE.UU., pasando por Canadá y recorriendo toda la costa este. Llama la atención (y mucho), el grado de paranoia desarrollado, ya que a estos dos frentes se les suma otro interno, compuesto por una "Quinta Columna" enemiga, formada por los residentes de origen alemán, japones o simples simpatizantes del Eje. Digamos que uno de los grandes temores era "el enemigo en casa".
Un posible escenario: una invasión combinada por el este y el oeste [Gentileza Ptak Science Books]
Otro de los escenarios posibles era una invasión japonesa, pero esta vez proveniente del sur. Parece ser que se esperaba que una parte de la marina imperial japonesa realizase una escaramuza distractiva sobre Pearl Harbor, mientras el grueso de la flota se dirigía a Sudamérica. Este escenario contemplaba la captura del canal de Panamá y el establecimiento de bases aéreas en Ecuador y/o Colombia, seguida de una invasión por el sur, atravesando toda América Central. Nuevamente aparece la Quinta Columna, dando el golpe de gracia desde adentro. Cabe recordar que, durante la guerra, los ciudadanos japoneses residentes en EE.UU. fueron objeto de una observación permanente, e incluso en algunos casos familias enteras fueron confinadas en campos de concentración.

Otro escenario de guerra: la invasión japonesa desde el sur [Gentileza Ptak Science Books]

De la misma forma, había un plan análogo por parte de los alemanes, que partían desde Gibraltar y las Islas Canarias, y pasando por el norte de África, daban el salto del Atlántico y desembarcaban en el norte de Brasil. Posteriormente, batallas navales de por medio, capturarían algunas islas del Caribe para luego entrar en EE.UU. a través de Nueva Orleans. La infaltable Quinta Columna estaría presente en esta última etapa, abriendo el frente interno. En este caso, además de la extraña, por no decir tirada de los pelos, travesía de las fuerzas alemanas, se agrega una fuerza naval japonesa que se une a los alemanes en las Islas Canarias, luego de atravesar el mar Rojo y el Mediterráneo, y previa captura de Aden y Suez. Si bien es cierto que en algún momento se habló de una invasión, o una escaramuza, japonesa en Madagascar, lo que se esperaba en este caso era bastante poco probable, por no decir imposible.

La alternativa alemana por el sur [Gentileza Ptak Science Books]
El último, al menos de los que me parecieron más interesantes por su complejidad y/o realismo, es la invasión de América del norte vía Islandia. En este caso, los japoneses se reunirían con los alemanes en el Mar del Norte, previa navegación por el Mediterráneo, y pasando por el Canal de la Mancha (!!!). Luego invadirían en conjunto a Islandia y Groenlandia, mientras la aviación y el arma submarina alemanas tendrían ocupados a los británicos. El asalto final se realizarían a través de Canadá, remontando el río St. Lawrence, mientras una fuerza de distracción atacaría por la bahía de Hudson. Como no podía ser de otra manera, la Quinta Columna colaboraría activamente en la invasión. Estimo que la flota japonesa, luego de remontar el Mar Rojo, el Mediterráneo, y finalmente el canal de la Mancha, habría quedado reducida a un puñado de barcos maltrechos, ya la travesía implicaba pasar por puntos estratégicos bajo el dominio de los Británicos, como el canal de Suez, la isla de Malta, o las mismas islas Británicas.
Ataque combinado por el norte [Gentileza Ptak Science Books]
Estos posibles escenarios de batalla reflejan un poco la realidad del momento, donde el Eje había desarrollado una maquinaria de guerra muy efectiva y exitosa, y la guerra aún no había pasado su punto de inflexión. Un poquito de paranoia discretamente alimentada por los medios de comunicación era suficiente como para que se tomasen en serio. A modo de muestra, sugiero visitar este enlace, donde se muestran imágenes que algún artista creó para ilustrar los posibles incidentes a producirse en alguna de estas invasiones. Sin embargo, algunos de estos escenarios de batalla ya se consideraban algunos años antes de la Segunda Guerra Mundial. En el mismo blog de donde he obtenido parte de esta información se puede ver un artículo aparecido en la revista Fortune de Septiembre de 1935. En ella se ve un mapa de los EE.UU. con las posibles líneas de invasión de un enemigo "X". Se contemplaba un ataque desde Alaska, desde Canadá, desde México, o incluso por mar, desde alguna isla del Caribe. Incluso en esa época, ya existía el miedo a la Quinta columna, al enemigo interior, porque en una parte de la costa oeste de los EE.UU. hay una leyenda que dice “25.000 able-bodied male Japanese…Californians suppose they have secret arms and drill at night in dark halls” ("25.000 japoneses sanos ... los californianos suponen que tienen armas secretas y que realizan perforaciones nocturnas en salas oscuras"). Más paranoia, en su más pura expresión, incluso antes de la Segunda Guerra Mundial. Algo de todo esto reprodujo Steven Spielberg en "1941" una comedia bastante buena que pasó sin pena ni gloria por el cine, y que luego fue lisa y llanamente olvidada.

(continua en la próxima entrada...)

No hay comentarios:

Publicar un comentario