domingo, 5 de febrero de 2012

Buscando un naufragio en Punta Ameghino

Hace unos años tenía la idea de que solo existían tres naufragios en las inmediaciones de Puerto Madryn: la balandra Colomba, el Folias, y el inevitable Kaiser. Sin embargo, después de leer el libro de Pancho Sanabra, "Naufragios y algo más...", me enteré que el golfo, y la península entera, están llenos de naufragios. Algunos de ellos están en el fondo del mar, y solo son accesibles para los buzos, mientras que otros han terminado en la costa, por lo que son accesibles para gente como yo, que es incapaz de flotar en cualquier tipo de líquido (lo de sumergirme se me da bien, el problema es que lo hago como una piedra). Estimulado por la lectura de este libro, y por las historia que cuenta Sanabra, decidí visitar todos los lugares que estuviesen a mi alcance. Así fue como he ido recorriendo en los últimos meses aquellos lugares donde descansan los restos de algunos de estos barcos.

La verdad es que poco queda en la mayoría de los casos, pero creo que es importante rescatar la historia que los rodea y los lugares donde se encuentran. Por eso, en mi último viaje a Madryn fui al sitio donde naufragó un barco en la década del '30, en la zona de Punta Ameghino.

Punta Ameghino, vista en dirección al sur (Enero 2012).
La primera vez que oí sobre este naufragio fue de parte de un gran amigo mio, Rodrigo Pascual, que en su momento se dedicaba al buceo. Él me contó que solía zambullirse en aquel lugar, donde a un par de metros debajo del nivel del mar se podían ver las costillas de un casco de madera, viejas cadenas oxidadas, y algunos pedazos más. Pasó el tiempo y olvidé en parte esta historia, hasta que leí el libro de Pancho Sanabra y empecé a atar cabos. Un contacto por e-mail con Rodrigo me permitió confirmar que se trataba del mismo barco, así que salí a buscarlo.
Mapa y coordenadas del lugar [Ver Google Maps]

No tenía bien claro el lugar donde se hallaba, ni cuan visible era, así que me leí la tabla de mareas correspondiente a esa semana y me fije a que hora tenía la bajamar que mejor me cuadraba. Una vez seleccionado el día, me fui hasta el lugar y comencé mi búsqueda. Llegué a playa Casino y desde allí empecé a rodear los acantilados hasta llegar a Punta Ameghino. No me costó mucho hallarlo, en un recodo de la restinga asoma una parte del timón, o para decirlo con términos más técnicos, el codaste (ver referencia de Guido Andrés Seidel).

Barcaza [Foto extraída del libro "Naufragios y algo más..."]

Según dice Sanabra en su libro, se trata de una barcaza que pertenecía a la Cooperativa Mercantil del Chubut. Durante un temporal de viento, en agosto de 1938, fue arrastrada desde el lugar donde hoy se encuentra el Club Náutico Atlántico Sud y quedó hasta la deriva hasta encallar en la restinga de Punta Ameghino.

Codaste asomando por sobre el nivel del mar. Nótese la cercanía de la restinga (Enero 2012).

Otra foto del codaste asomando por sobre el nivel del mar (Enero 2012).

Codaste asomando por sobre el nivel del mar. Nótese la gran cantidad de "dientes de perro" adheridos a la superficie (Enero 2012).

Como bien se puede ver en las fotos, poco es lo que queda. Quizás para los que bucean haya algo de interés bajo el agua, algo que le agregue un toque de misterio o nostalgia al naufragio. Sin embargo estoy contento de haber pasado por allí y de haber documentado, muy pobremente, lo que queda hoy en día. Quizás en algunos años ya no se vea siquiera el codaste y pase a ser uno más de la lista de aquellos barcos que desaparecieron para siempre. Será entonces cuando se convierta definitivamente en parte de la Bahía Sin Fondo. Hasta la próxima.

Nota del 09 de Febrero de 2012: Según me cuenta Guido Andrés Seidel en el grupo "Historia de la Patagonia", el pecio era metálico, no de madera.

2 comentarios:

  1. muy bueno che!... veo que ya has pasado al siguiente nivel de entradas; firmas las fotos y extraés la estampa de fecha :) ... vamos a tener que hacer algo con eso del agua/buceo//. estaría muy bueno hacer algun cursito y largarse a recorrer los sitios referenciados. yo podría hacer de caddy :p

    ResponderEliminar
  2. Gracias hermano por tu comentario. Lo de poner el nombre del blog en las fotos que son de mi autoría es algo que hago esporádicamente, pero quizás debería tomarlo como regla. No por una cuestión de "copyright", me encantaría que usen mis fotos para algo, sino para que esten firmadas y se sepa de donde salen. En cuanto a mis dilemas con el agua, es una cosa que ya está en manos de la psicología ;o)
    Un abrazo

    ResponderEliminar