sábado, 4 de febrero de 2012

Visto y leído: Baterías de litio hechas en Argentina

Acabo de leer una nota en la edición de hoy de La Nación que me ha sorprendido gratamente y que me gustaría invitar a que lean. La nota es de Ariel Torres (recomiendo su blog, Freeware) y se titula "Baterías de litio hechas en Argentina". El titulo es autodescriptivo, está en marcha la fabricación de baterías de litio en la Argentina. Para el que no lo sepa, las baterías de litio son las que se usan en todos los dispositivos electrónicos móviles (tablets, notebooks, celulares, etc.). También son de litio las baterías que emplean los autos híbridos y eléctricos, un mercado que está en ascenso en muchos países y que tarde o temprano llegará aquí también. Los número en torno a estas baterías son más que interesantes: el material que se extrae del salar se paga a unos 300 dólares la tonelada. De allí se obtiene el carbonato de litio al 99 por ciento, cuyo precio es de 6000 dólares la tonelada. Si  a partir de esto se logra obtener litio puro (metálico), su valor asciende a 6000 dólares el kilogramo. Por eso un producto terminado, como las baterías para automóviles, que usan unos 10 kilogramos de carbonato de litio, cuestan entre 10.000 y 20.000 dólares. Una vez planteada la utilidad y los números, es importante saber que Argentina tiene más o menos el 20% del litio del mundo (ver el Salar del Hombre Muerto). Los otros grandes productores son Bolivia, Chile, y China.

Detrás de esta importante noticia está un grupo de investigadores de las facultades de Matemática, Astronomía y Física y de Ciencia Químicas de la Universidad Nacional de Córdoba, y de la Universidad Nacional de La Plata y la Comisión Nacional de Energía Atómica. También se ha armado una empresa en torno a este negocio, denominada Sol.ar. Se pretende producir las baterías en las provincias de donde se extrae el litio (Jujuy, Salta y Catamarca), y según dice el físico Daniel Barraco, en octubre se podrían producir baterías homologadas para notebooks, y en unos cuatro años se podrían producir baterías para autos. El proyecto tiene fuerte impulso del Gobierno Nacional, a través del Ministerio de Industria, cuyo objetivo es producir baterías para el plan Conectar Igualdad.

Los invito a leer los detalles de la nota en La Nación. Por el momento quiero resaltar lo importante de esta noticia en lo que respecta al desarrollo tecnológico - industrial del país, y por la generación de puestos de trabajo e ingresos para el país. Hasta la próxima.

2 comentarios:

  1. Uno debe saber, informar y no suponer. Si bien el Litio metálico es algo que se produce en algunas partes del mundo. En argentina no se producirá por dos Razones. Una es el hecho que no existe un amplio mercado de Litio Metálico. La otra es que el Litio Metálico es muy reactivo, como toda sustancia alcalina pura. EL Litio el el elemento más liviano de la tabla periódica, es ésta la razón por la que no existe litio de manera natural, concentrado al 100%; Por lo que se encuentra en otros componentes, de hecho, es muy abundante. La ciencia del Litio está en lograr obtener el Grado Batería, es decir el Grado de Pureza que sirve para fabricar Baterías de Litio. Es muy interesante el artículo, PERO ES BUENO RECORDAR QUE SI BIEN EL MAYOR POTENCIAL DE PRODUCCIÓN DE LA NACIÓN ESTÁ EN JUJUY. HASTA LA FECHA LOS JUJEÑOS NO SABEMOS DE QUE HAYAN PROYECTOS APROBADOS.
    Un Fuerte Abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Estimado amigo, gracias por su comentario e interés en el tema. Confieso que desde mi lugar la información con la que cuento es la proporcionada por los medios de comunicación. Por eso al artículo lo titulé como "Visto y Leído". No puedo confirmarlo de primera mano, pero una rápida búsqueda por internet arroja decenas de páginas de periodicos locales, regionales, y nacionales, donde se habla de la producción de litio, las baterías, etc. Si usted dispone de alguna información, agradecería que la comente, así otras personas, incluyendome a mi, pueden contrastar las fuentes y saber que está pasando en la realidad.
    Una vez más, le agradezco por sus palabras, y le envío un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar