martes, 24 de julio de 2012

Bahía Sin Fondo cumple su segundo año

Sí, hace dos años empecé este proyecto-afición, sin una noción demasiado definida de para donde rumbear. La idea originalmente se me ocurrió varios meses antes, pero la fui postergando porque temía que se convirtiese en una pérdida de tiempo, en un entretenimiento pasajero y nada más. Pero bueno, teniendo en cuenta el tiempo de existencia de Internet, y en particular, de los blogs, podría decir que Bahía Sin Fondo ha dejado de gatear y está caminando con bastante seguridad. Todavía está en la infancia, como mucho asomando a la pre-adolescencia, pero me siento conforme con el camino recorrido. Hubo vaivenes, meses de alta producción y otros muy pobres. Las notas fueron de calidades dispares, pero de a poco la temática se va acotando y las notas van convergiendo.

Una comparación muy superficial con algunos de mis blogs favoritos me deja en un escalón muy bajo, pero bueno, por algo son mis blogs favoritos: tienen años de existencia y una edición consolidada. Lejos estoy de Tecnología Obsoleta, con unos 1600 artículos en unos 7,5 años, de La Ciencia de la Mula Francis, con 2725 artículos en 4,5 años, o Eureka, con 3126 artículos en 8,5 años. Ni hablar de Microsiervos, que con más de 30 artículos promedio por semana y diez años en Internet se escapa de cualquier cálculo. Bahía Sin Fondo, con unos 135 artículos en 2 años es apenas un suspiro comparado con aquellos (Microsiervos publica esa misma cantidad en un mes, y La Ciencia de la Mula Francis en tres), pero me conformo con este ritmo pausado que es sostenible en el tiempo. Hoy por hoy Bahía Sin Fondo es una afición, un pasatiempos en el cual vuelco inquietudes personales e investigaciones (muy) amateur, pero la verdad es que el trabajo y la familia insumen la mayor parte de mis horas, por lo que dedicarle más tiempo al blog es impensado en el corto plazo. Pero al menos estoy tratando de enfocar mis esfuerzos y publicar mejores notas, bien documentadas, y aportar algo de material original. A veces caigo en la tentación de repetir alguna que otra cosa que veo en otro lado, pero desde hace un tiempo ya que estoy enfocándome en cosas inéditas, originales, o al menos que tengan un aporte personal (pequeñito, pero aporte al fin)

Bahía Sin Fondo comienza su tercer año. Tengo un montón de material durmiendo en mi PC, desde ideas muy verdes que consisten en un único título, hasta artículos a medio redactar que están a la espera de una imagen, una referencia, o un poco de paciencia para depurar la escritura. Creo que con el tiempo los temas predominantes en el blog van a ser los relacionados con la Patagonia, pero, fiel a mi espíritu un poco caótico y procrastinador, seguirán apareciendo notas de temas diversos, como ciencia, tecnología, espacio, y curiosidades. Por ahora solo me resta decirles gracias a todos los que visitan Bahía Sin Fondo cada tanto, a todos lo que lo enlazaron a sus sitios, y a todos los que comentaron las notas. Los invito, una vez más, a zambullirse en las aguas de la mítica Bahía Sin Fondo, en busca de cosas inesperadas.

Hasta siempre

2 comentarios:

  1. Felicitaciones Patricio! Ya podes armar un libro con el contenido del blog. Abrazo!!

    ResponderEliminar
  2. ¡Gracias Víctor! Por el momento prefiero seguir con el blog, perfeccionando un poco la técnica. Un abrazo.

    ResponderEliminar