lunes, 22 de octubre de 2012

Alfa Centauri, ¿nuestro objetivo para el próximo siglo?

Me voy  salir un poco del cauce normal del blog, pero confieso que tengo debilidad con las noticias relacionadas con la investigación espacial. A no ser que antes de fin de año se dé a conocer alguna otra noticia impactante en el ámbito de la astronomía, la reciente confirmación de la existencia de un exoplaneta en la órbita de Alfa Centauri B es la noticia astronómica del año (sin desmerecer a Curiosity en Marte, que está dando lo suyo). Hasta ahora era bastante común enterarnos que descubrían nuevos exoplanetas orbitando estrellas muy lejanas. Lo impactante de este nuevo descubrimiento es que el sistema Alfa Centauri (que no es una, sino tres estrellas) es el más cercano a nuestro sistema solar. Es nuestro vecino "de al lado"... aunque eso signifique estar a 4,37 años luz de la Tierra, una distancia para nada despreciable. A modo de ejemplo, el vehículo espacial más veloz que ha sido lanzado fuera del Sistema Solar es la Voyager 1, que se mueve a 17,4 km/s, lo cual haría necesarios 76000 años de viaje para alcanzar Alfa Centauri. Pero bueno, a no decepcionarse, porque eso es lo que se pudo hacer con tecnología de la década del setenta, imaginense que se podrá hacer con la tecnología de las próximas décadas.

Imagen artística del exoplaneta recientemente descubierto en el sistema Alfa Centauri [La Ciencia de la Mula Francis].

Hace muchos años, cuando todavía no era ni adolescente, leí uno de aquellos espectaculares libros de la editorial PLESA, titulado "Viajes Estelares" (puede verse un fragmente en este sitio), donde se mencionaba el proyecto Daedalus. Este proyecto, que al día de hoy sigue perteneciendo al terreno de la ciencia ficción, plantea el envío de una nave robot a la estrella de Barnard, distante 5,98 años luz de la Tierra. Se especula sobre la existencia de un planeta en órbita a esta estrella, aunque todavía no se ha podido confirmar. En la web del proyecto Icarus, una continuación del proyecto Daedalus, se publicó hace pocos días una entrada donde se propone a Alfa Cenauri Bb (la "b" minúscula denota al exoplaneta) como el posible destino de Icarus-Daedalus. A modo de comentario al paso, el proyecto se basa en el envío de una sonda robot impulsada mediante fusión nuclear que pudiese alcanzar su objetivo en unos 50 años.

Proyecto Icarus - Daedalus. Es una nave de dos etapas, propulsada mediante fusión nuclear.

Los primeros datos sobre este exoplaneta son más bien escasos. Se sabe que su tamaño es similar al de la Tierra, pero que gira en una órbita muy cerca a Alfa Centauri B, tanto que un año dura poco más de tres horas terrestres. Obviamente no es un planeta donde se esperen encontrar signos de vida o condiciones de habitabilidad, pero su mera existencia deja abierta la puerta al descubrimiento de otros cuerpos orbitando esa estrella. De más está decir que a partir de ahora se va a estudiar el sistema Alfa Centauri al detalle.

Algunos datos sobre Alfa Centauri Bb [Fuente: Space.com]

Una reflexión final para cerrar esta entrada de hoy. El gran problema de la exploración de otros sistemas estelares es la distancia. Nuestra tecnología y conocimientos actuales no podrían lograr un viaje de una duración menor a varias decenas de miles de años. Las ideas en danza, tanto del proyecto Icarus/Daedalus como otras analizadas por la NASA y demás agencias espaciales, podrían rebajar ese tiempo drásticamente hasta el límite de un siglo (década más, década menos), pero resta mucho camino por delante para que algo de todo esto sea posible. Es por ello que existen algunas ideas, pertenecientes al terreno de la ciencia ficción por ahora, sobre como encarar un viaje de esa duración con una tripulación humana. Una de ellas sería la construcción de algún tipo de nave gigantesca, tipo "colonia espacial", ahuecando un asteroide y recreando un pequeño ecosistema como el terrestre, con gravedad artificial incluida (esto se lograría haciendo rotar al asteroide sobre su eje longitudinal). Pero bueno, esto todavía es casi tan fantasioso como hacer viajes a través de agujeros negros o violando descaradamente la teoría de la Relatividad.

Visión artística de Icarus/Daedalus comparado con el Saturno V, el cohete empleado para poner al hombre en la Luna [Adrian Mann].

En fin, por ahora solo nos queda imaginar ese (posiblemente) exótico sistema planetario en torno a Alfa Centauri, y esperar. Al fin y al cabo, de una u otra manera, todo terminará siendo una cuestión de tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario