miércoles, 2 de abril de 2014

Malvinas, desde el banco de la escuela

El altillo de la casa de mi madre es una auténtica cápsula del tiempo. Siempre que puedo revuelvo un poco y recupero, o descubro, alguna cosa relacionada con mi niñez o con la historia de mi familia. Así fue como en mi última visita me topé con una sorpresa inesperada: un cuaderno mio de segundo grado de la escuela primaria (año 1982, Escuela Nº84 Manuel Belgrano, Puerto Madryn). Lo estuve hojeando un poco, redescubriéndome en aquellas oraciones y números con caligrafía infantil, y encontré algunas cosas alusivas a la fecha que quiero compartir. El 2 de Abril de aquel año, un grupo de trasnochados militares pusieron en marcha la recuperación de las islas Malvinas por la fuerza. Como ya he apuntado en más de una entrada previa, la Junta Militar bastardeó una causa legítima y nacional para tratar de sobrevivir a la ola de descontento social. Lamentablemente todos sabemos como terminó la cosa, y si bien el reclamo de soberanía es hoy tan válido como en 1982 y 1833, la guerra nos dejó mal parados (y con 903 muertos innecesarios, entre argentinos y británicos). Pero bueno, volviendo al cuaderno, en sus páginas encontré algunas alusiones a las Malvinas que paso a compartir con ustedes.

Página de mi cuaderno de 2º grado, del día 16 de Abril de 1982.

Me llamó la atención que la primer clase alusiva al tema Malvinas se haya dado el 16 de abril y no antes. Para esas fechas Gran Bretaña ya había ampliado la zona de exclusión a unas 200 millas en torno a Malvinas, y la flota estaba zarpando de la isla Ascensión en dirección al Atlántico sur.
Recuerdo algunas cosas dispersas de aquellos días, como los diarios y revistas con titulares del tipo "¡Vamos ganando!" o grandes figuras con siluetas de barcos y aviones tachados que indicaban el progreso de las acciones bélicas. Recuerdo algunas indicaciones dadas en el colegio sobre como proceder en caso de un posible bombardeo inglés, y también los simulacros al respecto.

Página de mi cuaderno de 2º grado, del día 3 de Mayo de 1982. El día anterior había sido hundido el crucero ARA General Belgrano.

Una imagen recurrente que tengo grabada se refiere a los apagones nocturnos. Se decía, o al menos eso era lo que uno escuchaba en la casa o lo que repetían los compañeros de la escuela, que a su vez lo habían escuchado en sus casas (teníamos 8 años...), que podía haber un bombardeo inglés y que había que prepararse apagando todas las luces de la ciudad, entre otras cosas. Recuerdo que en casa mi papá puso unos postigos para que la luz de la cocina no se filtre hacia el exterior. Una noche, durante uno de estos simulacros, mi papá me llevó a dar una vuelta a la manzana, para ver si todo estaba a oscuras, tal como se suponía que debía ser. No recuerdo si era una noche de luna nueva o si estaba nublado, o si la luna no había salido aún, pero lo que sí recuerdo es la negrura absoluta de la calle, el andar pisando con cuidado de no trastabillar, y en particular, la ceniza incandescente del cigarrillo de mi papá, que se la pasó fumando en toda la vuelta a la manzana. En esa pequeña brasa rojiza que se hallaba medio metro por encima mio recuerdo a mi viejo y a los días de la guerra de Malvinas.


Página de mi cuaderno de 2º grado, del día 4 de Mayo de 1982. Ese mismo día, era hundido el destructor HMS Sheffield.


El cuaderno que dio pie a este artículo llega hasta mediados de mayo. Tengo que buscar a ver si encuentro el siguiente, pero me temo que lo compartiré el próximo año. Pero antes de despedirme, quiero recordar algo más: la vuelta de los soldados de Malvinas. Recuerdo los camiones y el alboroto en las calles, la tristeza de la derrota y las muertes innecesarias. Esos jóvenes, que trajeron a escondidas a Madryn, fueron olvidados y encubiertos en los años siguientes, y recién hace poco tiempo el Estado, y la sociedad, han trabajado en pos de su justo reconocimiento. Recomiendo que se den una vuelta por el grupo de Facebook Madryn Olvidado, en donde hay algunas fotos de la llegada de aquellos soldados. Da la casualidad que algunos de los camiones pasaron literalmente por la puerta de mi casa de aquel entonces, de la cual se alcanza a ver algo en las fotos. Creo recordar que algún soldado arrojó una cantimplora, o algo así, por sobre el paredón de casa, pero me temo que lo que haya sido se perdió en alguna mudanza.

Soldados de Malvinas en Puerto Madryn, sobre la calle Alvear, casi esquina Belgrano. De fondo la barraca Lahusen y cia. Las calles eran de tierra en aquel entonces. [Fuente: Facebook Madryn Olvidado]

Soldados de Malvinas en Puerto Madryn, en la intersección de Alvear y Belgrano. El paredón que se ve a la derecha es el de la casa donde vivía en aquella época, y casi podría jurar que el Ford Falcon de la esquina era el de mi papá, pero no recuerdo si ya lo había comprado para esa fecha o si todavíoa tenía la Ford F100. De fondo la barraca Lahusen, y más atrás se ve la silueta del barrio ALUAR y su torre de agua. [Fuente: Facebook Madryn Olvidado]

Foto del muelle Almirante Storni tomada desde el Canberra, buque inglés que trajo a los soldados argentinos de Malvinas. [Fuente: Zona Militar]


Bueno, creo que es hora de cerrar esta nota, así que me despido hasta la próxima.

"Las Malvinas son Argentinas"

No hay comentarios:

Publicar un comentario