miércoles, 18 de marzo de 2015

El misterio del Río de Oro

Los pecios y los naufragios tienen un encanto especial, un aura de misterio y nostalgia que se agranda con el paso de los años. Más aún, se ve acentuado en el caso de aquellos cuya historia permanece en el anonimato, y que apenas nos han legado poco más que un nombre y una fecha. En el golfo Nuevo hay varios de estos últimos. Sin ir más lejos, el pecio de Bahía Galenses (ver notas previas aquí y aquí) sigue siendo un misterio, aunque parece ser que su nombre y su historia corresponden al del ballenero norteamericano Dolphin. Otro del que ya hablamos por estos lados es el que está hundido en Punta Ameghino, la barcaza que se llevó una tormenta tan fuerte que ni el nombre nos dejó. En fin, podría citar otros ejemplos más, pero me voy a detener en uno que me tiene especialmente intrigado: el naufragio del Río de Oro.

Video del naufragio Rio de Oro (20/octubre/2008) - Fuente: Evolucionaweb on Vimeo.

Hace un tiempo, gracias a las colaboraciones que siempre aparecen en el grupo de Facebook Madryn Olvidado, encontré una nota del semanario Golfo Nuevo donde se relata el hundimiento de este barco. La nota en cuestión está en la edición del día sábado 21 de diciembre de 1918.

La noticia del incendio y posterior hundimiento apareció en la edición del sábado 21 de diciembre de 1918. Fuente: Biblioteca Municipal y Popular Domingo Faustino Sarmiento (Puerto Madryn).


Incendio
En el vapor "Rio de Oro" propiedad del señor José Martinengo, prodújose ayer a la madrugada un incendio que lo destruyó por completo.
El incendio, según versiones que hemos podido recoger, empezó a la una de la madrugada del día viernes, y ayudado por el viento reinante fué tomando incremento hasta llegar a las bodegas, donde existía un cargamento de nafta destinado a transportarse a Piramides. Próximamente a las 3 de la madrugada, fué apercibido el fuego por el personal de la Subprefectura quien inmediatamente a las órdenes del señor Marsengo, iniciaron las tareas de salvataje, siendo de todo punto imposible salvar el buque por arder este de proa a popa. Dos marineros que se hallaban abordo del “Río de Oro“, en circunstancias que se produjo el incendio, arrojáronse al agua, de donde fueron salvados por el bote que tripulaba el subprefecto del puerto y el personal a sus órdenes.
Las pérdidas ocasionadas por tal siniestro, calcúlanse en 60.000 pesos. Con este triste accidente nos hemos podido dar cuenta una vez mas, del deplorable estado en que se encuentra la Subprefectura local, careciendo por completo de los mas elementales medios de salvataje. Horroriza pensar lo que sucedería en nuestro puerto si se llegara a incendiar o a hundir un buque cargado de pasajeros; con la mayor impasibilidad tendríamos que ver perecer a todos los tripulantes, sin poder hacer un ápice por sálvarlos.
Es necesario que el P.E. trate de subsanar cuanto antes estas deficiencias y procure dotar a nuestra Subprefectura de los elementos que necesita para poder cumplir su misión en un caso como el que nos ocupa.

El subprefecto Carlos Marsengo, que nada pudo hacer por salvar al Río de Oro, y el doctor José Martinengo, dueño del barco. Martinengo fallecería el l 2 de septiembre de 1941 en Buenos Aires, tal como se informa en el semanario Golfo Nuevo del 6 de septiembre de 1941. Fuente: Suplemento Ilustrado de Golfo Nuevo - Álbum Biográfico.


Tal como se refleja en la nota del semanario, el incendio consumió al barco en pocas horas, alimentado especialmente por el cargamento de nafta que tenía a bordo. No hubo que lamentar pérdidas humanas, pero el accidente dejó expuestas las deficiencias del puerto local en lo que a tratamiento de contingencias se refiere. Sin embargo, no dice más nada acerca del barco en esa edición ni en las de los siguientes días. Las menciones al Río de Oro desaparecen y su origen se desdibuja. Con el paso de los años circula la versión de que el Río de Oro era un barco cazonero hundido en la década del cuarenta. Sin embargo, los más memoriosos, como Pancho Sanabra en su libro "Naufragios y algo más...", sostienen que el barco es mucho más antiguo. La nota del semanario Golfo Nuevo soluciona de una vez por todas esa discrepancia.

En el afán de reconstruir un poco la historia de este barco, es conveniente señalar que, aunque en el semanario Golfo Nuevo se habla de un vapor, en la mayoría de los textos relacionados al buceo en el golfo se habla de una goleta o bergantín. Según Pancho Sanabra, se trata de una embarcación de madera unos 25 metros de eslora, que se halla a 18 metros de profundidad y 400 metros al SE del muelle Piedra Buena, con su proa mirando al este. Su estado aún es bueno, pero muestra un deterioro cada vez mayor, producto (quizás) del movimiento de cruceros en la zona.

Ubicación aproximada del Río de Oro. Fuente: Google Maps y "Naufragios y algo más..."

De forma casual, buscando información sobre algunos barcos emblemáticos de la historia argentina, encontré una referencia a un barco de la armada nacional que llevó ese nombre y que luego desapareció de los registros. En la colección de libros de Pablo Arguindeguy, "Apuntes sobre los buques de la Armada Argentina" (1972), se menciona un bergantín de origen desconocido que lleva el nombre Río de Oro, que formó parte de la escuadra de la Confederación Argentina hasta 1859. Sus características eran:

- Eslora: 28 m.
- Manga: 4 m.
- Desplazamiento: 165 Tn.

Participó de las escaramuzas posteriores a la batalla de Cepeda, cuando el 26 de octubre de 1859 se intentó, sin éxito, cortar la retirada de Mitre. La falta de sus listas de revista, así como la carencia de información anterior o posterior a lo actuado hacen suponer con bastante fundamento que debió tratarse de una unidad arrendada o requisada por Urquiza, para su uso militar (ver Arguindeguy, pag 1053, Tomo 3).

Buceando en la web encontré algunas referencias en libros de historia y periódicos del siglo XIX donde aparece una embarcación llamada Río de Oro, en la zona de la Mesopotamia. Todas estas menciones son anteriores a 1859, por lo que no sirven para dilucidar cual fue el destino de ese barco, pero si confirman la presencia del mismo en la zona de la Confederación Argentina. Pero ¿qué pasó después de 1859?

Referencias anteriores a 1859
- La goleta Río de Oro llevó a Camila O'Gorman y a Wladislao Gutierrez a Corrientes, en un vano intento de escapar de Rosas [Fuente].
- El canario Tomás Lubary se estableció en Corrientes en la primera mitad del siglo XIX y tuvo una pequeña flotilla de barcos, entre los que se encontraba la goleta Río de Oro [Fuente]. Al parecer combatió del lado de la Confederación Argentina, pero al mando de otro barco. En el periódico "El Semanario", de Asunción, se menciona la entrada en el puerto, el 22 de julio de 1838, del bergantín goleta correntino "Río de Oro", de 130 toneladas, cargado y con destino a Buenos Aires. El patrón es Tomás Luvari (sic), español, con once tripulantes y un pasajero.


Entiendo que estoy planteando una hipótesis muy endeble, que se basa en un nombre y algún vago detalle constructivo (la eslora, por ejemplo), pero a falta de otras más convincentes, la propongo como para ir debatiendo. No se cuan probable pueda ser que un barco que operó en los ríos de la Mesopotamia entre los años 1838 y 1859 haya podido sobrevivir hasta llegar a fines de 1918 y hundirse en el golfo Nuevo. Si así fuese, tendríamos un interesante trozo de la historia nacional hundido frente al muelle Piedra Buena. No he podido averiguar más que esto, así que si alguien tiene un dato para agregar, pues bienvenido sea. Mientras tanto, el Río de Oro sigue escondiendo sus secretos y su origen en el calmo fondo de nuestro golfo Nuevo.

Nota del 20 de marzo de 2015: Entre tantas cosas se me pasó buscar información en la Hemeroteca Digital de la Biblioteca Nacional de España. Si buscan "Río de Oro", o mejor, "vapor Río de Oro" (porque sino aparecen muchas referencias a la entonces colonia de Río de Oro), aparecen numerosas publicaciones en periódicos de la Península Ibérica de fines del siglo XIX sobre un barco que operaba en Canarias con ese nombre. ¿Acaso será otro candidato?

No hay comentarios:

Publicar un comentario