martes, 30 de junio de 2015

Post scríptum: Inquietantes rumores sobre las costas patagónicas

Al fin, después de varias semanas complicadas he podido sentarme de nuevo a escribir en el blog. La nota anterior, titulada Inquietantes rumores sobre las costas patagónicas, generó bastante repercusión cuando la publiqué, y recibí varios mensajes de los lectores, tanto por Google como por Facebook. Algunos de ellos me aportaron datos nuevos, y a su vez estuve rebuscando entre los enlaces que tengo desparramados por mi PC y encontré algunas cosas que pasé por alto en la nota anterior. Por ello he decidido ampliar lo expuesto con algo de material adicional, para el que le interese profundizar un poco más.


1) Acerca de las latas de combustible y otro productos con esvásticas impresas
En la nota anterior conté la historia de como hallé enterrado en el fondo del patio de mi casa en Puerto Madryn, hace como treinta años, un trozo de un chapón oxidado con unas esvásticas impresas en relieve. Pues bien, gracias a los mensajes recibidos pude descubrir que este chapón podría haber sido más antiguo y no corresponder con el período en el cual el partido nazi adoptó la esvástica como símbolo. De hecho, hay más de un caso en donde esto fue así. La esvástica es un símbolo cuyo origen hay que rastrear en la India y el Tibet, y representaba (y representa aún en los países que practican el budismo e hinduismo) una serie de conceptos positivos, de buen augurio. Por ello no es de extrañar que se puedan encontrar esvásticas como parte ornamentación en objetos manufacturados en el primer cuarto del siglo XX. A modo de ejemplo podemos citar las siguientes:

- Las esvásticas de la Shell: Durante la década de 1920, la compañía anglo-holandesa Shell comercializó una marca de combustibles conocida como Energina, que se identificaba con una esvástica levógira. En esa categoría podría entrar el chapón que encontré y algunos tambores que han sido hallados en las costas patagónicas.

- Una esvástica en Retiro: En agosto de 1915 se inauguró la estación de trenes de Retiro, en Buenos Aires. Para el acto oficial, el Presidente de la República, Victorino de la Plaza, abrió las nuevas puertas de la estación con una llave de oro, cuyas paletas eran un esvástica.

- Coca-Cola: La popular bebida de origen estadounidense también usó la esvástica como motivo promocional en unos llaveros/destapadores del año 1925.

- Un largo etcétera: Buscando un poco en la web se pueden encontrar fotos de esvásticas en aviones de la fuerza aérea estadounidense y británica, mazos de cartas, y hasta el nombre de un pueblo de los Estados Unidos. Ni hablar si rebuscamos en Asia y en las zonas donde predomina el budismo e hinduismo, donde las esvásticas se multiplican por doquier en las imágenes religiosas.

Fotografía probablemente tomada entre 1925 y 1930, en la ciudad de Uruguay, donde se aprecian esvásticas en los tanque de combustible de Shell [Fuente: Ciudad del Uruguay]



Llave de oro para la inauguración de la terminal de Retiro (1915), y llavero/destapador de Coca Cola (1925). Fuentes: Archivo General de la Nación Argentina y Mi Rincón Preferido.

Tambor hallado en las costas patagónicas [Fuente: Facebook Historia de la Patagonia].


2) Sobre los supuestos submarinos hundidos en aguas de la Argentina
Está claro que hubo dos submarinos alemanes (U-bootes) que se rindieron en Argentina, el U-530 y el U-977, ambos en el puerto de Mar del Plata. Sin embargo, existen numerosos testimonios e historias que dan cuenta de la supuesta existencia de un puñado de submarinos hundidos en diferentes puntos de la costa argentina. Es difícil evaluar la veracidad de todos ellos porque las referencias son vagas, y las pruebas materiales escasas o nulas. Hasta que no se halle una prueba material tangible seguirán corriendo estas historias, alimentándose de datos circunstanciales y referencias vagas. Sin embargo, me gustaría hacer un breve repaso de algunos de estos supuestos lugares donde dicen que hay uno o varios U-bootes. Para ello me voy a basar en los testimonios recopilados en los libros "Puerto Seguro", de Jorge Camarasa, y “Tras la estela de los lobos grises, submarinos nazis en la costa argentina” de Ernesto Castrillón y Luis Casabal.

- De San Clemente del Tuyu hasta Claromecó: Durante el mes de julio de 1945 se sucedieron múltiples avistajes de periscopios y/o torretas de submarinos en las playas que van desde el Partido de la Costa hasta el de Tres Arroyos. Existen numerosos testimonios, muchos de ellos de personas confiables, que hablan no solo de estos avistajes, sino de desembarcos de tripulaciones, equipaje, y hasta de puntos de reaprovisionamiento.

- Sur de Bahía Blanca: En el libro de Castrillón y Casabal se menciona una historia que contaban unos pescadores del puerto de Mar del Plata, acerca de un descubrimiento fortuito. El relato dice que estos pescadores, tratando de buscar refugio de un temporal al sur de Bahía Blanca, encontraron una gruta natural abierta en unos acantilados, y allí se introdujeron con sus barcos, encontrándose con la sorpresa de que en ese lugar había un submarino alemán intacto (aprox. en 1950).

- Caleta de los Loros: En esta zona de la costa rionegrina se dice que hay dos U-bootes hundidos a unos mil y pico de metros de la costa. La historia se remite a la década del '50, cuando un piloto dijo haberlos avistado desde el aire. A partir de allí se sucedieron varios avistajes, en las siguientes décadas, pero todas ellas con una cierta vaguedad. Incluso se han realizado varios rastrillajes en zonas acotadas, sin resultados reveladores hasta el momento. Es bueno tener en cuenta que en esa zona la Marina Argentina realizó un ataque con cargas antisubmarinas el día 18 de julio de 1945, informando luego de la presencia de un periscopio en las inmediaciones de San Antonio Oeste. También es interesante mencionar que hubo un incidente en aguas del golfo San Matías durante la guerra de Malvinas, en el cual un helicóptero avistó una silueta, que tomó por un submarino inglés, en las proximidades del ARA Hércules. Éste se hallaba recargando combustible y, al realizar una maniobra evasiva brusca, chocó con un objeto submarino desconocido que le destrozó las hélices. Las referencias y especulaciones sobre esto último han sido muchas, pero no deja de ser un dato interesante para sumar a la confusión general.

- Bahía Vera: Jorge Camarasa dice en su libro que en marzo de 1992 recibió una carta, en pleno proceso de apertura de los archivos sobre nazis ordenada en el gobierno de Menem, escrita por un supuesto comandante Peter Schrewe. Éste declaraba en la misiva que en julio de 1945 arribaron a las costas argentinas ocho U-bootes, transportando personas y cargas, de los cuales dos se entregaron en Mar del Plata (los mencionados U-530 y U-977 de la nota anterior) y los seis restantes fueron autohundidos en Bahía Vera. Algunos datos de la carta son confusos, como por ejemplo que el susodicho Schrewe estaba reportado como muerto en 1944. Sin embargo, lo llamativo es que varios de los U-bootes mencionados en la carta (el U-535, el U-611, y el U-628), habían sido reportados por la Kriegsmarine como hundidos, y todos ellos con, casualmente, ningún sobreviviente. Acerca del destino de los U-bootes, si bien se cree que en las listas de la Kriegsmarine está asentado todo lo relativo a estas naves, hay autores que cuestionan su completa fiabilidad. Para el que le interese husmear en las listas de U-bootes, le recomiendo entrar en Uboat.net.

- Camarones: En esta zona se reportaron muchos avistajes de submarinos, y los pobladores más viejos aseguran haber visto luces, desembarcos en botes, y personajes misteriosos rondando por las costas (recordemos al misterioso alemán de la nota anterior). De hecho, esta era una zona bien conocida por Canaris y su organización, la E-Dienst. Lo más interesante es que algunos pobladores recuerdan que, allá por el '47, se podía ver un submarino encallado en una de las caletas de Bahía Gil, o incluso dos según otras fuentes (el U-238 y el U-4xx). Más lejos llega el testimonio de Finn Olsen, quien dijo que en 1966 la Armada Argentina había dado, por casualidad, con un submarino alemán hundido a 15 metros de profundidad en un lugar denominado Puerto Huevo (al oeste de Bahía Gil).

- Caleta Olivia: En el libro de Jorge Camarasa se reproduce el testimonio de dos pobladores de Caleta Olivia, quienes aseguran que en 1945 se habría sacado a tierra firme, y desguazado, un U-boote en una estancia al norte de esta ciudad. Los restos habrían sido enterrados en la estancia, y posteriormente se habría construido un acueducto sobre ellos (dicho acueducto existe y fue construido por empresa Siemens). La nota de color es que dicha estancia fue propiedad de un tal Magnus Fratzscher, un alemán que había construido un banquito sobre una loma, desde donde miraba el mar, y al cual la leyenda llama "el banquito de Hitler".

Mapa con la ubicación aproximada de los escenarios relatados en los testimonios recopilados en los libros de Camarasa y Castrillón (click para ampliar)



3) La presencia real del nazismo en Argentina
No pretendo extenderme en este tema porque da para mucho, pero es bien cierto que nuestro país se dividía entre los simpatizantes del Eje y los pro-Aliados. La neutralidad argentina, sostenida hasta marzo de 1945, fue un fiel reflejo de esa división. Aún tomando como falsos la mayoría de los testimonios e historias sobre avistamientos de submarinos en las costas argentinas, es bien sabido que operó una organización como la E-Dienst en Argentina, aunque su influencia haya sido marginal. También es bueno recordar que, antes de la guerra y de la puesta en marcha de la macabra Solución Final, en Argentina se realizó el mayor acto nazi fuera de Alemania. Fue en el Luna Park, en 1938, y hago hincapié en la fecha porque a esas alturas hasta Churchill se mostraba simpático con Hitler (recomiendo leer Humo Humano, del cual ya comenté en una entrada vieja). Y como si esto fuera poco, hace unos meses hubo cierta sorpresa cuando un equipo del Centro de Arqueología Urbana de la UBA afirmó haber hallado un refugio levantado para albergar a jerarcas nazis en medio de la selva de Misiones.



4) Misteriosos veleros
En el libro de Jean Raspail, "Adiós, Tierra del Fuego", encontré un fragmento de una historia que quiero compartir acá:

En marzo de 1945, mientras ardían las ciudades alemanas y los rusos se acercaban a Berlín, el Passim desembarcó en una playa de arena desierta de la Patagonia austral argentina, un poco al norte de Magallanes, un lote de cajas misteriosas escoltadas por dos SS de civil. Después el Passim, dirigiéndose al sur con el resto del cargamento y un año de víveres a bordo, se internó en el archipiélago fueguino. Nunca nadie volverá a tener noticias de él... En agosto de 1945, tres meses después de la capitulación de Alemania, precisamente en la isla Santa Inés, no lejos del paso Dresden (encontrado gracias a las cartas marinas de Pagels), el Falken desembarcó a su vez otras cajas, que contenían, siempre según Saint-Loup, "un tesoro difícil de definir". El Falken siguió su ruta. Llegó al estrecho de Magallanes y se introdujo en el angosto canal Messier donde, atrapado en un serie de Williwaws, se estrelló contra los peñascos. La tripulación pudo llegar a la orilla, acampando cerca de los restos del barco. Se conoce el final de la historia por los dos únicos marineros chilenos del Falken, recogidos unos días después por un barco de pesca de Chiloé. Von Allenburg y los alemanes, sin dar explicaciones, se habían internado en el bosque, donde desaparecieron definitivamente.

No hay mucha información en la web sobre este tema. En algunos foros se menciona al Passim, un velero de la Abwehr que realizaba transportes de personas y carga entre América y Europa, burlando el férreo bloqueo aliado. Se dice que desembarcó espías en Mar del Plata, que luego fueron capturados por las fuerzas de seguridad nacionales, pero no mucho más. En la mayoría de los casos, se dice que el Passim terminó abandonado en una playa del sur de Francia, pero la evidencia es una foto que ni siquiera puede asegurarse que sea de dicho barco. El relato de Raspail, que a su vez se basa en el testimonio de un tal Saint-Loup, es bastante vago, pero deja entrever un destino diferente para el Passim (y para el menos conocido Falken), y una misión desconocida. Todo este asunto de los veleros de la Abwehr me hace pensar en el viajero misterioso de Gómez Izquierdo, y en noches frías en las que hombres y cajas eran descargados en las costas solitarias de la Patagonia. También en este caso realidad y fantasía se mezclan en proporciones desconocidas.

La foto, supuestamente, es del velero Passim, en una playa del sur de Francia. La foto la extraje de la novela de Guillermo Suder, "El hombre del arca", en la cual se especula con el convoy de submarinos alemanes navegando por las costas argentinas.


5) Conclusiones
La sensación que tengo al leer este material, que resumí pobremente en la nota, es la misma que cuando hice la nota anterior. Teniendo en cuenta estos testimonios, y la evidencia, difusa y circunstancial, se puede especular con que hay cosas que todavía no han salido a la luz que podrían sorprendernos. Por el momento hay que quedarse con la falta de evidencias tangibles, pero sin desdeñar los difusos, vagos, indicios que apuntan en el otro sentido. Quien sabe si, accidentalmente o en forma conciente, un buzo o pescador se tope con algo en el futuro y entonces nos tengamos que poner a reescribir una parte del final de la Segunda Guerra Mundial. Ahora sí, me despido hasta la próxima entrada, que posiblemente no tenga nada que ver con ésta.

8 comentarios:

  1. Amo tu blog. Espero nunca dejes de escribir. A pesar de que jamas comento espero que notes mis visitas periodicas :D.
    Te queria comentar sobre el tema de Energina y la evastica Nazi. En el museo de La Plata corrio durante mucho tiempo el rumor sobre restos humanos guardados en cajones nazis. Fue tan grave que lo negaban, hasta que alguien les hizo ver que los cajones eran de Energina-Shell, y los restos humanos eran simplemente parte del inventario del museo, que entre orden y orden alguien guardo en esos cajones. Respiraron tranquilos!
    Saludos.
    Joaquin.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Joaquín, gracias por tu comentario, y perdón por la demora en responder, pero tuve un par de semanas complicadas donde descuidé un poco el blog. Gracias por la anécdota, no la conocía. Me imagino la incómoda situación de encontrar huesos en cajas marcadas con esvásticas. Este rumor, ¿lo conocés de primera mano o es algo "vox populi"?.
      Saludos, y gracias por tus aportes.

      Eliminar
  2. Hola Patricio. Por lo que veo, leiste "El Hombre del Arca".
    Cuando tengas tiempo, por favor, escribime a: elhombredelarca@gmail.com
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente leí "El hombre del arca", me pareció muy bueno. Te contesto por e-mail. Saludos

      Eliminar
  3. Muy bueno tu blog, Patricio. Lo visito cada tanto y aunque nunca comento, me engancho leyendo las notas porque también me apasiona la historia de Madryn y alrededores y las ciencias; así que lo disfruto un montón.

    Con respecto al tema de los dos supuestos submarinos hundidos frente a Caleta de los Loros, tengo un amigo buzo de allá, un viejo lobo de mar, que en una ocasión lo llevaron junto a otros buzos (el hijo de una amiga de mi vieja incluído) más en una expedición destinada a buscar y encontrar los restos de los submarinos. En el medio hay toda una historia turbia porque parece que los organizadores de la expedición resultaron ser traficantes de armas lavando plata, pero bueno, no me voy a explayar porque del tema sé solamente lo que me comentó este amigo. Cuestión que estuvieron varios días buscando pero los resultados fueron negativos. Complica la cuestión que en la zona hubo varios naufragios asi que a la hora de usar un detector de metales es como buscar una aguja en un pajar lleno de agujas. Me refirieron varios testimonios como los que vos mencionás, de pilotos que supuestamente los avistaron en una marea baja extraordinaria o de locales que dicen haberlos visto, pero datos ciertos ninguno. Yo sospecho que no debe pasar de ser una leyenda como tantas otras, pero el tema en general no deja de tener sus misterios interesantes.

    Saludos, te sigo leyendo desde acá, muy bueno lo tuyo, si algún día se te ocurre hacer un libro con todo esto avisá que te doy una mano como pueda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Santiagus, gracias por comentar y por tu opinión, me alegro de que te interese mi blog. Trataré de seguir a la altura de las expectativas ;)

      Respecto de la cuestión de Caleta de los Loros, resulta ser un enigma interesante. Tiene todos los condimentos para ser un mito más entre los muchos de la 2º Guerra Mundial. Sin embargo, los diversos testimonios que circular alientan la posible existencia de algo más. No tengo muchas esperanzas de que vayan a encontrarlo, y bien podría no existir, pero en ambos casos, el no encontrarlo va a seguir reforzando el mito. Ahora, si llega a aparecer un U-boote ahí, hay que reescribir muchas páginas de historia de la 2º GM.

      Gracias por lo del libro. Creo que aún me falta madurar un poco más el material... y conseguir tiempo, porque ando escasísimo :)

      Saludos, y gracias de nuevo :)

      Eliminar
  4. El "Passim" no es otro que el "Santa Bárbara", capitaneado por Garbers. Su último viaje a Sudamérica fue en julio de 1944 y en mi libro "Nazis en las sombras" está el listado completo de drogas, divisas falsas y agentes que desembarcó esa noche lluvioso de invierno. Todo está debidamente documentado en la causa judicial contra los espías nazis de aquella época. En este artículo te dejo una foto del velero: http://u-boatargentina.blogspot.com.ar/2013/03/veleros-de-la-abwehr-espias-en-el.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario Julio. El link a tu blog ya lo tenía incluído en la nota, pero nunca está de más resaltar las cosas que no quedaron del todo claras. Aparte del Passim, en el relato de Raspail se habla de otra embarcación, el Falken. ¿escuchaste hablar de este segundo barco? No he podido hallar más referencias que las escasas que menciona Raspail. Saludos

      Eliminar