martes, 22 de septiembre de 2015

Digitalizando el pasado familiar

Hace un tiempo que vengo haciendo un trabajo de hormiga, muy lento, escaneando fotos familiares viejas, y tratando de armar el álbum familiar definitivo. Esta meta es un tanto utópica, porque a gatas puedo ordenar las fotos que saco yo, que desde la que tengo una cámara digital se cuentan de a miles en lugar de los clásicos rollos de 24 o 36 de antaño. En el marco de esta utopía, me he visto en la necesidad de digitalizar diapositivas. Recuerdo que de niño, cuando queríamos ver fotos en familia, se proyectaban las diapositivas en la pared más blanca de la casa. Hoy eso se hace con un pendrive y un TV de treinta y pico de pulgadas, pero bueno, antes era diferente la cosa. Bueno, la cuestión es ¿cómo puedo digitalizar una foto que está en formato diapositiva? Una opción es ir a una casa de fotografía y que ellos se encarguen del trabajo. Pero para los que gusten de arreglarse por su cuenta, hay una opción casera mucho más interesante.

Las diapositivas, el proyector, la pared blanca: todo el encanto analógico del siglo XX para evocar momentos del pasado.


Hace un tiempo, vi un video en Internet sobre un digitalizador casero de diapositivas. Básicamente es una caja de zapatos, una lámpara blanca, un tubo de cartón negro, y una cámara digital. Por lo que se ve en el video es algo fácil de armar y los resultados son muy buenos. Por esta razón, me puse manos a la obra, y armé mi propia versión del digitalizador de diapositivas.

Este es uno de los videos que use como guía. El otro está en Facebook, y se puede acceder desde acá.


Rudimentaria reproducción casera, que sirvió satisfactoriamente para digitalizar las diapositivas.


Pues bien, los resultados han sido más que decentes, como se puede ver en algunas de las fotos que seleccioné. La primera tanda de diapositivas salió muy bien, y ya me estoy poniendo manos a la obra para encarar la siguiente. Quien sabe las cosa que volveré a ver, como si fuese la vez primera, en esas fotos. Bueno, eso es todo por ahora, ¿vieron que hoy no me excedí? Hasta la próxima.

Un casco de una estancia patagónica. Desconozco la fecha, lugar, y motivo de la foto, pero me parece que se trata del casco de la estancia El Pedral, en Bahía Cracker.

Un puesto en algún rincón de la meseta chubutense. En primer plano se ve la Ford F100, modelo '74, de mi padre. Desconozco la fecha y lugar de la foto, pero estimo que tiene que ser en Telsen o Talagapa.

Un servidor posando para la cámara (circa 1976).

No hay comentarios:

Publicar un comentario