domingo, 13 de septiembre de 2015

Una entrevista radial y una sesión secreta que deja de serlo


Esta es una historia curiosa. No hay final inesperado, pero sí un comienzo normal y una serie de imprevistas bifurcaciones en el camino. Hace dos años escribí una nota, titulada Operación Golfo Nuevo (1958), en la cual hice una pequeña revisión de los sucesos acaecidos en mayo de 1958, cuando un submarino desconocido incursionó en aguas del Golfo Nuevo y evadió los distintos ataques a los que fue sometido por parte de la Marina argentina. Tiempo después escribí otro artículo sobre el Operativo Comodoro Rivadavia, un suceso similar, aunque mucho más fugaz, sucedido en el año 1959, y aún tengo pendiente encarar un artículo sobre los sucesos de febrero de 1960. Pero bueno, volviendo a la nota de la Operación Golfo Nuevo, tuve buenos comentarios de algunas de las personas que la leyeron, e incluso alguien llegó a comentar en el blog que conocía de primera mano los hechos porque había estado a bordo del destructor Misiones en aquellos días. Pasó el tiempo y, el pasado mes de mayo, se contactó conmigo Christian Devia, de LU17 Radio Golfo Nuevo, para invitarme a salir al aire para conversar sobre este tema, al cumplirse 57 años de aquel suceso.




El 21 de mayo pasado en la web de LU17 apareció la noticia de que había un submarino intruso cerca de Puerto Madryn. El título de la nota fue un interesante gancho para la audiencia. El audio de la entrevista se puede escuchar en este enlace de la misma radio.


Después de la entrevista, que fue muy agradable y distendida, me quedó picando el tema de la sesión secreta que se mencionaba en el libro "Apuntes sobre los buques de la Armada Argentina", de Pablo Arguindeguy (1972). No tenía mucha fe en que se hubiese revelado nada extraordinario en aquella sesión, pero el hecho de que fuese catalogada como secreta alimentaba mi curiosidad. Así que me puse a investigar un poco y me enteré que en 2006 se sancionó la Ley 26134, que dejó sin efecto el carácter secreto o reservado de toda ley que haya sido sancionada con tal condición. Esta información la encontré en la web de la Dirección de Archivo, Publicaciones y Museo, de la Secretaría Parlamentaria de la Cámara de Diputados, en donde está el listado completo de sesiones y actas que revestían el carácter de secreto. En ese listado estaba la sesión secreta en cuestión, que se había desarrollado el día 13 de junio de 1958, pero ningún enlace de descarga. Luego de un par de intentos, logré comunicarme por e-mail con la Dirección de Archivo, Publicaciones y Museo, quienes amablemente me enviaron la versión taquigráfica transcripta digitalizada de dicha sesión.


Imaginense la sorpresa de dar con este material que había considerado inaccesible cuando investigué y redacté el artículo sobre la Operación Golfo Nuevo. Inmediatamente me dediqué a leerlo y buscar información nueva para echar luz sobre el tema. El resultado, como lo temí, no fue muy revelador, porque en la sesión se dijo muy poco más de lo que se comunicó en forma oficial en mayo de 1958. Sin embargo, hay algunos pasajes que bien vale la pena leer en detalle. Por eso, voy a tratar de resumir, en forma cronológica, lo que ocurrió aquel día.

Sesión secreta del 13 de junio de 1958. Fuente: Dirección de Archivo, Publicaciones y Museo, de la Secretaría Parlamentaria de la Cámara de Diputados.


Sesión Secreta - 13 de junio de 1958 - 12:20 hs

Luego de un breve intercambio de palabras entre el presidente de la cámara (Monjardín) y el diputado Casas (Capital) por cuestiones de reglamento, toma la palabra el diputado por Chaco, Luis Agustín León, de la UCRP. [Nota: la composición de la Cámara se puede consultar en este enlace] Éste hace una larga introducción al tema de la soberanía, sin olvidar mencionar Malvinas, y sobre los derechos en los mares y las libertades que se toman los poderosos. Acto seguido, procede al tema en cuestión, declarando que "No queremos dudar del comunicado del gobierno. Pero como representantes de una parcialidad del pueblo argentino venimos a solicitar el detalle de lo posible para tranquilidad nuestra y para tranquilidad del gobierno... Pero interpreto que hay algo que sumar a la información oficial."

"No buscamos determinada bandera para descubrir la filiación. Nos interesa el hecho. Nos preocupa el hecho frío del submarino burlador. Nos conmueve el submarino como submarino en nuestras aguas, atentando contra la soberanía y no como submarino de un imperialismo determinado en la expresión irrespetuosa y en abuso de la jerarquía que da la fuerza." (Luis Agustín León, diputado de la UCRP por Chaco)

A continuación sigue una breve intervención del diputado por Santa Fe, Héctor Gomez Machado (UCRI), quien contesta a una chicana del diputado León (es importante recordar que en 1958 gobernaba Frondizi, que pertenecía a la UCRI). Luego, el presidente de la cámara le da la palabra al Ministro de Marina (Contraalmirante Adolfo B. Estévez), quien resume en pocas palabras las acciones que fueron informadas en el comunicado oficial y a través de los medios de prensa (ver nota anterior).

"Tenemos la seguridad de que el submarino ha eludido la acción y se ha retirado. En algunos periódicos se ha manifestado que el submarino ha sido apresado y se ha entregado, que nosotros teníamos una seguridad absoluta de la nacionalidad del submarino en cuestión. La marina puede asegurar, dentro de lo que es relativamente asegurable en un asunto que no ha sido probado visualmente, que el submarino no pertenece a ninguno de los países del llamado bloque occidental." (Ministro de Marina)

El ministro de marina hace hincapié en que se efectuaron todas las operaciones conducentes a la destrucción del submarino con los precarios medios con que contaba la marina. Ante la pregunta de los diputados, aclaró que "La expresión de que los medios de que dispone nuestra Marina son precarios no significa que no sean capaces de determinar si se trate o no de un submarino, significa, sí, que los medios no son suficientes para mantener el contacto durante un tiempo suficientemente prolongado y garantizarlos dentro de las distancias y maniobras que puede efectuar un Submarino para evadir la acción de la fuerza de superficie que lo está agrediendo."


Sigue una serie de preguntas sobre algunas características de la operación: por que no había fragatas en el golfo (estaban operando en Mar del Plata), cuestiones sobre los sonares e hidrófonos, etc. Luego se produce una serie de declaraciones y preguntas que empiezan a embrollarse, que creo vale la pena reproducir en forma completa. Es un poco largo, pero es interesante ver como una pregunta que pretendía pasar casi inadvertida estuvo a punto de provocar el levantamiento de la sesión.

-x-x-x-x-x-x-

SR. CASAS.- Pido la palabra.

SR. PRESIDENTE (Monjardín).- ¿Ha terminado el señor diputado por Chaco?

SR. LEON.- Cedo la palabra al señor diputado.

SR. PRESIDENTE (Monjardín).- Tiene la palabra el señor diputado por la Capital

SR. CASAS.- Señor ministro: me parece haberle escuchado la afirmación de que nuestra Marina de guerra está convencida -por lo menos ésa sería la opinión personal del señor ministro- de que el submarino contraventor o agresor no pertenecía a ninguna de las potencias que integran el bloque occidental. Yo quisiera que el señor ministro informara a la Honorable Cámara en qué elementos de juicio funda la marina de guerra esa convicción que ha puesto de manifiesto el señor ministro.

SR. MINISTRO DE MARINA.- Esa convicción se basa en hechos de dos categorías. La primera categoría de hechos surge de las causas que podrían traer a un submarino no argentino a nuestras aguas territoriales. Las marinas de los Estados Unidos y de Inglaterra tienen con nuestra Armada una relación suficientemente íntima como para que estemos nosotros informados de los movimientos de sus buques. Por otra parte, la acción de un submarino enemigo en nuestras aguas puede tener como fundamento la confección de una carta térmica, por ejemplo, necesaria para la realización de la guerra submarina. No tenemos duda de que si fueran los submarinos de los Estados Unidos o de Inglaterra los que la necesitaran, hubieran pedido permiso, porque así lo han hecho en otras oportunidades para operaciones semejantes.

Tal es el caso, por ejemplo, del buque Im (acá hay un sospechosos espacio en blanco en el texto) que estuvo hace pocos meses en colaboración con buques de nuestra armada para la determinación de datos oceanográficos en aguas territoriales de nuestro país.

En cuanto a los hechos de otra naturaleza, quiero informar a la Honorable Cámara que el submarino ha sido avistado al hacer un afloramiento posteriormente al último ataque. La comparación del croquis confeccionado por todas las personas que lo avistaron, con las fotografías de que dispone el Servicio de Informaciones Navales, permite asegurar que ese submarino pertenece a un submarino de tipo construido en astilleros rusos. No podemos asegurar que ese submarino tuviera en ese momento la bandera de ese país o de algún otro, pero tenemos la casi absoluta seguridad de que no es de los países del bloque occidental.

Sr. SILVEIRA MARQUEZ.- ¿Me permite una interrupción el señor diputado por Chaco?

Sr. LEON.- Si, señor diputado.

Sr. PRESIDENTE (Monjardín).- Tiene la palabra el señor diputado por Misiones.

Sr. SILVEIRA MARQUEZ.- Señor ministro: consecuente con la pregunta formulada por el diputado Casas y la respuesta dada por el señor ministro, desearía preguntarle lo siguiente: si es exacto que en días anteriores a la operación naval realizada por nuestra flota y con motivo de una comida en esta Capital a la que asistían algunos señores jefes de la Armada, un embajador de una potencia extranjera trató de tomar contacto con un señor almirante de nuestra Armada a los efectos de pedirle datos que justamente se relacionaban con la zona en que más tarde se produjo el incidente naval y si éste señor almirante, inmediatamente después del episodio, lo puso en conocimiento de la autoridad nacional.

Sr. MINISTRO DE MARINA.- No tengo conocimiento de que ningún diplomático extranjero haya solicitado ninguna clase de informaciones referentes a nuestras aguas territoriales en días anteriores al episodio de que nos estamos ocupando.

Sr. UZAL.- Pido la palabra.

Sr. PRESIDENTE (Monjardín).- Tiene la palabra el señor diputado por la Capital.

Sr. UZAL.- Yo le solicito al señor diputado de la minoría que acaba de formular esta pregunta, en virtud de que nos encontramos en sesión secreta con las garantías del caso, que informe entonces a la Cámara el origen que daría sentido al interrogante que acaba de hacer al señor ministro.

Sr. SILVEIRA MARQUEZ.- El origen es una mera y simple conversación de una persona que me expresó a mi esta inquietud, inquietud de la que por otro lado no ha participado nadie, pero creía oportuno hacerle esta pregunta para que quedara debidamente esclarecida, al señor ministro en esta oportunidad. Es una simple pregunta que se plantea la gente del pueblo.

Sr. CASELLA PIÑERO.- El señor diputado no tiene derecho a recabar el origen de la información.

Sr. SILVEIRA MARQUEZ.- El señor diputado quiere someterme a una absolución de posiciones.

Sr. UZAL.- Yo le solicito amablemente al señor diputado, en virtud de la trascendencia de la pregunta que acaba de formular y la ulterioridad a que pudiera haber lugar, a que concrete su pregunta a los efectos de conferirle seriedad a su propia interrogación. Porque de todas maneras, queda flotando en el ambiente una denuncia o el espíritu de una denuncia, basada en una mera conversación, que no concreta luego el señor diputado.

Yo creo que si se llama al señor ministro del Poder Ejecutivo, el ministro llega aquí y el señor diputado sabe algo, tiene, no sólo el derecho, sino el deber, la obligación solemne de decir lo que sabe a los efectos de
que podamos llegar a la verdad verdadera, valga la redundancia, que estamos buscando todos con sentido patriótico.

De manera que yo le solicito al señor diputado del bloque opositor que informe a la Cámara de lo que acaba de preguntar.

Sr. RIVERO.- No tiene ningún objeto, señor presidente

- Varios señores diputados hablan a la vez.

Sr. PRESIDENTE (Monjardín).- La Presidencia ruega a los señores diputados que soliciten la palabra para que pueda mantenerse el orden del debate. Está en el uso de la palabra el señor diputado León.

Debo recordar a los señores diputados que reglamentariamente puede hablar todas las veces que lo considere necesario el señor diputado interpelante, pero los demás diputados, una sola vez. No obstante la Presidencia, dentro de la prudencia, tratara de dar la máxima libertad posible.

Sr. SILVEIRA MARQUEZ.- ¿Me permite, señor presidente.?

Sr. PRESIDENTE (Monjardín).- Si el señor diputado León le concede la interrupción, con mucho gusto se la concede la Presidencia.

Sr. LEON.- Concedo la interrupción.

Sr. PRESIDENTE (Monjardín).- Tiene la palabra el señor diputado por Misiones.

Sr. SILVEIRA MARQUEZ.- Quiero referirme a las palabras pronunciadas por el señor diputado Uzal. En primer lugar, no he traído acá una denuncia. Esta es una sesión informativa donde el Poder Ejecutivo, representado por el señor ministro de Marina, viene a esclarecer inquietudes que tienen los señores diputados y que las tenemos nosotros. Yo no he traído una denuncia. Tan es así que no iba a formular la pregunta, pero como el señor diputado Casas hizo una pregunta esclarecedora y el señor ministro así lo expuso en su contestación...

Sr. LOPEZ SERROT.- Es la única pregunta seria de todo este debate.

Sr. RECIO.- No, señor diputado, me extraña que diga eso.

Sr. PERETTE.- Lo que no es serio es lo que está diciendo el señor diputado.

Sr. SILVEIRA MARQUEZ.- El señor diputado me quiere someter a una absolución de posiciones a la que no me voy a prestar. Yo he hecho una pregunta con la debida autoridad y respeto al señor ministro de Marina, un alto jefe de nuestra Armada, que también, con la debida autoridad y respeto, ha dado una respuesta que me ha dejado satisfecho.

Sr. LOPEZ SERROT.- Debe decir el nombre del jefe y el nombre del embajador.

Sr. FUERTES.- ¿Quieren delatores?

Sr. PRESIDENTE (Monjardín).- Señores diputados: o se respeta a la Presidencia para que dirija el debate, o la Presidencia abandona este sitial. Estamos en una sesión en que el orden y la serenidad deben predominar, por razones obvias. Por eso ruego a los señores diputados que pongan el máximo de serenidad y que soliciten la palabra para que puedan hablar por su orden.

Sr. UZAL.- Pido la palabra.

Sr. PRESIDENTE (Monjardín).- Tiene La palabra el señor diputado por la Capital.

Sr. UZAL.- Yo quiero decir, a Ver si le damos un corte definitivo a esta mancha de aceite que se ha arrojado aquí sin precisión, que el señor diputado que ha hablado de un almirante nos diga quién es, porque nosotros tenemos la misma patriótica curiosidad a que se ha referido el señor diputado León en su discurso al iniciarse esta sesión secreta.

Aquí se dice que ha habido un almirante, una conversación según la cual se habría estado en contacto con representantes de una potencia extranjera. Eso que ha dicho el señor diputado es, a juicio de nosotros, representantes también del pueblo, sumamente grave. Y entonces aquí queremos saber si hay delación o no hay delación, queremos que nos diga el señor diputado que trae esta inquietud tremenda al seno del recinto, que nos diga qué fundamentos tiene, porque el señor diputado ha de tener, como no dudamos, la suficiente responsabilidad para hacerse cargo de esto y saber que en la sesión secreta de la Cámara de Diputados de la Nación, con la presencia de representantes del Poder Ejecutivo de la Nación puede y debe hablar sin reservas mentales. Lo coloco al señor diputado en la obligación de hacerlo responsable de la pregunta que acaba de hacer ante la Cámara y los representantes del Poder Ejecutivo.

-Varios señores diputados hablan simultáneamente.

SR PRESIDENTE (LEON).- Continua en el uso de.le palabra el señor diputado por Chaco, a quien ruego, nuevamente, que no concede interrupciones, pues de lo contrario, como ya lo he manifestado, la presidencia abandonará su sitial.

SR TELLO ROSAS.- El señor diputado Uzal pretende ser más papista que el Papa.

SR PRESIDENTE (Monjardín).- La presidencia ruega a los señores diputados que guarden el orden y que no interrumpen el orador que esté en el uso de la palabra.

SR GARCIA FLORES.- El señor diputado Silveira Márquez ha negado la contestación a mi la pregunta.

SR SILVEIRA MARQUEZ.- No he negado la respuesta. No me va a obligar a absolver posiciones el señor diputado. Doy por terminada la incidencia.

SR LOPEZ SERROT.- El señor diputado tiene la obligación de dar el nombre.

SR FUERTES.- El señor diputado por la Capital no puede buscar un delator; no puede pretender una infidencia.

SR PRESIDENTE (Monjardín).- Quiere tener la bondad de hablar, señor diputado León?

-Varios señores diputados hablan a la vez.

SR BELNICOF.- La mayoría grita.

SR CANEPA.- No grita la mayoría.

SR BELNICOF.- Se va a quedar afónico el señor diputado Cánepa.

SR CANEPA.- No se preocupe el señor diputado por la Capital. Yo pregunto al señor diputado Belnícof y a su bancada, sí la defensa de la soberanía de la patria...

-Hablan simultáneamente varios señores diputados.

SR PRESIDENTE (Monjardín).- La presidencia vuelve a recordar que si no hay orden en el debate, abandonará su sitial.

-Varios señores diputados hablan simultáneamente.

SR PRESIDENTE (Monjardín).- De acuerdo con lo expresado por la Presidencía, abandona su sitial.

El señor presidente de la Honorable Cámara abandona su sitial.
-x-x-x-x-x-x-


El debate es largo y bastante desordenado, pero es bueno resaltar algunas cosas:

- La Marina asume que el submarino no es estadounidense ni inglés.

- Por las observaciones hechas in situ, se deduce que el submarino es del tipo de los que se fabricaban en la URSS, pero no se puede afirmar a ciencia cierta su bandera

- La pregunta del diputado Silveira Marquez, que genera el desprolijo debate posterior, abre nuevas incógnitas. Si la pregunta tiene una base, digamos, confiable: ¿qué embajador fue? ¿Con qué almirante habló? En caso de que la pregunta no tuviese ninguna base: ¿por qué preguntó entonces? ¿qué buscaba?

Luego de un breve receso, la presidencia retoma su lugar y continua la sesión, pero dejando totalmente de lado el asunto de la pregunta del diputado Silveira Marquez. Sigue una serie de preguntas sobre algunas cuestiones de la operación naval: por que el destructor Buenos Aires no alcanzó a embestir al submarino, si existía alguna hipótesis que justificase la presencia del mismo, etc. Nuevamente aquí, entre medio de varias preguntas que no aportan nada nuevo, hay una que pasa casi inadvertida, pero que suma a la hipótesis del submarino ruso.


SR. LEON.-¿Se sumaria favorablemente a la tesis de que el submarino era ruso la presencia de un barco anclado en el puerto de Valparaíso, que seria cisterna de la marina soviética?

SR. MINISTRO DE MARINA.- Si, señor diputado. El buque que entró al puerto de Valparaiso más o menos en los mismos días del episodio de Golfo Nuevo puede concurrir a afirmar que el submarino haya sido del mismo país. Pero esto no significa que no pueda suministrar combustible a otros elementos que estaban operando lejos de las aguas metropolitanas.


Otro tema que se preguntó en más de una ocasión fue el por qué de la evasión del submarino, que fue lo que falló en la operación. Esto se contesta en un breve cruce de palabras entre el ministro y el diputado León:


Sr. MINISTRO DE MARINA.- Si, señor diputado. Si los buques que Operaron en Golfo Nuevo hubieran contado con los medios más modernos para la localización de submarinos, no tomemos duda que el submarino hubiese sido destruido por la sucesión de los ataques que se llevaron a cabo.

Sr. LEON.- ¿La aviación que participó está en el mismo déficit?

Sr. MINISTRO DE MARINA.- No, señor diputado. La aviación está todavía peor para la guerra submarina que los buques de superficie,


Una vez contestadas todas las preguntas, los diputados proceden a redactar un comunicado público en el que se dan por satisfechos con las explicaciones dadas por el ministro. Sin embargo, durante el debate del texto, surge la propuesta de hacer público el contenido de la sesión. Sin embargo el diputado León argumenta que "... del diálogo y de las declaraciones del señor ministro surgen algunos aspectos atinentes a la defensa estratégica del país. ¿No ha hablado el señor ministro del déficit en aspectos fundamentales de la defensa de nuestro país? ¿No ha hablado de la relación íntima -así la calificó- entre nuestra armada y las de las potencias occidentales? ¿No ha dicho casi rotundamente que el submarino pertenece a una potencia oriental? Todo eso no surge de la información dada por la Secretaría de Prensa el día 23 de mayo...". Por estas razones, la cámara acuerda mantener el contenido de la sesión en secreto, estado en el que permaneció casi cincuenta años.

La sesión finaliza a la 14:07, con el escueto comunicado que dice "La Honorable Cámara de diputados de la Nación, resuelve: lº) Darse por satisfecha con las explicaciones del señor ministro de Marina sobre la acción naval librada por unidades de nuestra Marina de Guerra con un submarino extranjero en Golfo Nuevo, coincidentes con el informe Oportunamente dado al país por el Poder Ejecutivo de la Nación. 2º) Hacer pública declaración que la Marina de Guerra de la República ha actuado en la emergencia con responsabilidad argentina en defensa de la soberanía de la Nación".


En fin, todo sigue en tinieblas. No sabemos la identidad del submarino intruso, ni nadie ha hablado o aportado algo nuevo en estos 57 años. Como dije en la nota de 2013, la posibilidad de que todo haya sido una maniobra de la Marina para justificar la adquisición de material no se puede descartar. De hecho, el ministro de Marina se encargó de dejar bien en claro que los medios con los que se persiguió al submarino eran precarios. En contra de esto se me ocurre que hubo demasiados testigos del avistaje del submarino, y que en caso de tratarse de una conspiración de la Marina, es raro que después de tantos años no haya roto el silencio ninguno de los que participó de aquella operación (es raro, pero no imposible). También considero poco probable que una nación extrajera reconozca haber violentado la soberanía en tiempos de paz a estas alturas, no traería ningún rédito. Pero se podría esperar que alguno de los que navegaba en aquel submarino, o sus hijos, filtren algo en algún momento.

Creo que no hay mejor forma de terminar esto que dejar que el tiempo aporte la última palabra. Por lo pronto, seguirá siendo otro misterio más del Golfo Nuevo. Hasta la próxima.

2 comentarios:

  1. Tremendo aporte al tema Patricio, un laburo de recopilación de información impecable!! te felicito. Personalmente creo que fue algún trato interno entre cabecillas de la armada Argentina y de otro país (Rusia?), con intereses que vaya a saber que siguen... En fin. Igualmente, bien por el Misionero que revolvió el avispero! ajaj abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Sergio! Hay muchas explicaciones posibles, lo cual hace mucho más interesante el tema. Quein sabe si alguna vez sabremos algo más. Eso si, tu compatriota misionero me dejó intrigado con su pregunta. ¿se habrá guardado algo? Abrazo

      Eliminar