sábado, 13 de febrero de 2016

Todos los caminos conducen a crédito.limosna.normas

La entrada de hoy es otra de esas excusas para no escribir algo más largo, pero como ya saben, caigo fácilmente en la procrastinación. De todas formas, trataré de ser más que breve. La cuestión es que leí en algunos sitios notas sobre este tema (Microsiervos y Strange Maps), y me resulta un concepto de lo más innovador. ¿A qué me refiero? Pues a what3words, el sistema de posicionamiento "definitivo" que es capaz de identificar sin ambiguedad cualquier porción de 3x3 metros en toda la Tierra con simplemente tres palabras.
Todos los caminos conducen a Roma, o según what3words, a crédito.limosna.normas

Jugando con el nombre de la aplicación ("que 3 palabras"), nos encontramos con que palabras.palabras.palabras es un lugar en la frontera entre Ecuador y Perú.


La idea parte del problema de identificar locaciones en forma univoca, porque si a una persona no se la puede localizar, entonces no existe. Según afirman los creadores de what3words, el 75 por ciento de la población mundial (4000 millones de personas, millón más, millón menos) no tiene una dirección física. Todas esas personas sin dirección no pueden abrir una cuenta bancaria, no pueden resolver asuntos administrativos ni sanitarios y mucho menos pueden recibir entregas postales. Este problema suele ser mayor en los países en desarrollo, donde hay grandes barrios que crecen sin control urbanístico y por tanto sin direcciones formales, aunque los países más desarrollados no están exentos (también en el primer mundo te pierden la correspondencia).


Jugando con combinaciones de palabras podemos hallar lugares remotos de Alaska (tren.ataca.barco) o en el medio de Nuevo México (agua.partir.muralla).


Bueno, entonces ¿cuál es la innovación de what3words? Pues que cada cuadrado de 3x3 metros en los que se fracciona el planeta Tierra se puede identificar con tres simples palabras, sin tener que recurrir a coordenadas numéricas fáciles de olvidar o confundir. Si bien en la era de la comunicación y la información digital esto parece algo arcaico, digamos que es más fácil saber que tengo que mandar un paquete a leerla.frenos.canela que recordar sus coordenadas (-42.7856983,-65.0061424).

Si queremos sacarnos una foto entre las patas de la Esfinge de Giza, tendremos que dirigirnos a emitidos.distintivo.caminata

Por el contrario, para entrar a visitar la hermosa catedral de San Basilio, en Moscú, hay que buscar en acabarán.grupal.apostar


La verdad desconozco si esta es otra de esas ideas innovadoras que luego se implantan y forman parte de la cultura popular, o si es algo que en unos meses nadie recordará y que quedará en el cementerio de las aplicaciones olvidadas. Pero bueno, al menos podemos probarlo ahora que es toda una novedad. Así, los seguidores de este blog podrán, entre otras cosas, visitar las solitarias ruinas que están en vajilla.favorables.pudiendo, o maestra.ataca.congeladores, e incluso ver desde el aire lo que se esconde en estelar.planes.terminando (y no me digan que no vimos esos lugares en este blog ¿ok?).

Nos vemos en la próxima entrada.


Nota del 18 de junio de 2016: Pues parece que esto empieza a caminar de a poco. Hace unos días leí una nota en Microsiervos que dice que Mongolia va camino a convertirse en el pionero mundial en el uso de frases formadas por tres palabras para determinar las direcciones postales. Al parecer, dentro de un mes, aproximadamente, comenzarían a migrar todas las direcciones al nuevo formato. ¿Será este el comienzo de una nueva forma de direccionar los envíos postales? Veamos que pasa con el tiempo, por ahora, Mongolia mueve la primera ficha. Hasta siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario