domingo, 18 de febrero de 2018

Cazadores y cazados merodeando las aguas del Golfo Nuevo (1914-1915)

Cuando redacté los artículos sobre el vapor Bahía Blanca y la participación de la escuadra de Von Spee en la batalla de Malvinas, me pregunté cuantos barcos pertenecientes a las potencias beligerantes de la Primera Guerra Mundial habían pasado por Puerto Madryn. Usando como guía las noticias aparecidas en el semanario Golfo Nuevo y los archivos de los libros de navegación de algunas unidades de la Marina británica de aquella época, traté de reconstruir un pequeño cuadro de situación. La verdad es que encontré menos de lo que esperaba en un comienzo, o sea, nada más que no estuviese relacionado con las semanas previas o posteriores a la batalla de Malvinas. Pero me pareció interesante resumir estas breves visitas en un mapa y algunos apuntes, que paso a compartir a continuación.

Las idas y vueltas de barcos alemanes e ingleses por las aguas del golfo Nuevo y cercanías (1914-1915).

Las primeras visitas

En septiembre de 1914 se producen las primeras visitas de barcos pertenecientes a los países beligerantes. El día 5 arriban dos vapores alemanes, el Nauplia (de carga) y el Bahía Blanca (carga y pasajeros), los cuales buscan refugio en las aguas neutrales de Argentina. Si bien en este caso se trataba de barcos que no pertenecían al Estado Alemán, eran propiedad de empresas privadas alemanas, y por lo tanto se convertían en blancos de los barcos británicos. De hecho, según el semanario Golfo Nuevo, corrían rumores acerca de la presencia de un barco de guerra británico merodeando a la salida del golfo Nuevo.

El vapor (o transporte) Bahía Blanca, navegando bajo bandera argentina (circa 1930). Foto extraída del libro "Apuntes sobre los buques de guerra de la armada argentina, 1810-1970", de Pablo Arguindeguy.

El 26 de septiembre de 1914 se hizo tangible la presencia de fuerzas británicas cuando, inesperadamente, fondeó el crucero británico HMS Good Hope. El arribo se produjo a las 11:30 de la mañana, y según se refleja en las páginas del semanario Golfo Nuevo, su misión era un completo secreto. Bajaron unos pocos oficiales a enviar unos telegramas, y posteriormente el buque zarpó a las 14:30. Según manifestaciones de pasajeros arribados en el vapor Rawson, aseguraron encontrar al Good Hope junto a otros tres barcos unos 20 millas fuera de la entrada del golfo. Los rumores eran que estaba esperando a dos cruceros alemanes que provenían del Pacífico. En la siguiente edición, del 3 de octubre de 1914, se menciona que los pobladores del puerto de San José, en el golfo de igual nombre, vieron tres barcos de presunta bandera británica, que se acercaron a la costa en un par de ocasiones, con intenciones desconocidas.

Ahondando un poco en la fugaz visita del HMS Good Hope, encontré la transcripción de un telegrama enviado por el Almirantazgo británico al capitán Cradock, quien lo recibió unos 250 km al sur Rio de Janeiro, el 14 de septiembre de 1914:

From Admiralty to R.A. Good Hope, via British Minister, Rio. (Sent September 14, 1914, 5.50 p.m.)
There is a strong probability of the Scharnhorst and Gneisenau arriving in the Magellan Straits or on the West Coast of South America.
The Germans have begun, to carry on trade on the West Coast of South America.
Leave sufficient force to deal with Dresden and Karlsruhe. Concentrate a squadron strong enough to meet Scharnhorst and Gneisenau, making Falkland Islands your coaling base.
Canopus is now en route to Abrolhos. Defence is joining you from Mediterranean. Until Defence joins, keep at least Canopus and one County class with your flagship
As soon as you have superior force, search the Magellan Straits with sqadron, being ready to return and cover the River Plate, or, according to information, search north as far as Valparaiso, break up the German trade and destroy the German cruisers.
Anchorage in the vicinity of Golfo Nuevo and Egg Harbour should be searched.
Colliers are being ordered to, the Falkland Islands. Consider whether colliers from Abrolhos should be ordered south.
El HMS Good Hope en Halifax, el 15 de agosto de 1914. Tres meses después acabaría hundido frente a las costas de Coronel (Chile), bajo el fuego de artillería de la escuadra de Von Spee. Fuente: The World War I Document Archive.


El Almirantazgo le informaba al capitán del HMS Good Hope que dos cruceros alemanes, el Scharnhorst y el Gneisenau, estaban dirigiendose al sur, por el Estrecho de Magallanes o por el oeste de África. Además, estaba la amenaza latente del Dresden y el Karlsruhe, que se suponía que tratarían de reunirse con los otros dos cruceros. Por tal razón, le ordena que, en cuanto reuna la fuerza suficiente, se dirija al Estrecho de Magallanes y que, según el balance de fuerzas, vuelva al reparo del Río de la Plata o que prosiga hasta Valparaiso. En el camino se sugiere buscar en los fondeaderos del Golfo Nuevo y Puerto Huevo (en la zona de Cabo Dos Bahías, Chubut). Puede notarse que el HMS Good Hope hizo precisamente eso, ya que unos días después fondeó brevemente en Puerto Madryn (¿para comunicar la ausencia de barcos alemanes?) y siguió viaje al sur. Comparando los informes y telegramas del HMS Good Hope con los testimonios de los pobladores de la península y los pasajeros del vapor Rawson, no se desprende que hubiese otros tres barcos de guerra en la zona, aunque bien podría tratarse de barcos carboneros ("colliers") que hubiesen reaprovisionado al crucero británico.

Extracto del diario de la colonia galesa, el Y Drafod, del 2 de octubre de 1914. Allí se rescata el testimonio de los oficiales del vapor de transporte Rawson, que se toparon con el HMS Good Hope en el medio de la noche, agradeciendo no ser un barco alemán en aquella incómoda posición. Fuente: The National Library of Wales.

La pieza que falta en los últimos días de agosto de 1914 es la presencia del SMS Dresden en la zona del golfo Nuevo. Al parecer no llegó a entrar en el golfo, sino que siguió navegando y fondeó brevemente el 31 de agosto de 1914 en la zona de Puerto Huevo. La inteligencia británica estaba acertada respecto a lo de investigar este fondeadero. El único problema fue que lo hicieron con más de dos semanas de retraso.

Las rutas de los diferentes barcos que componían la escuadra de Von Spee. Se sabe que el SMS Dresden estuvo por las inmediaciones del Cabo Dos Bahías (¿Puerto Huevo? ¿Santa Elena?) entre el 31 de agosto y el 2 de septiembre de 1914. Sin embargo no he podido verificar si ingresó al Golfo Nuevo o si recaló en algún lugar de la Península Valdés. Fuente: The Battles of Coronel and the Falklands, 1914.

Después de la batalla de Malvinas

Luego de la Batalla de Malvinas, la escuadra británica se dispersó en diferentes direcciones para dar caza al SMS Dresden, el único superviviente de la escuadra de Von Spee (bueno, también estaba el Seydlitz, pero no era un barco de guerra en sí, era un carbonero armado). El HMS Glasgow fue uno de ellos, que el 8 de diciembre de 1914 ultimó, junto con el HMS Cornwall, al SMS Leipzig. El día 19 de enero de 1915 recorrió brevemente el Golfo Nuevo, haciendo una breve parada, menos de cuatro horas, en Puerto Madryn. Según se reporta en la bitácora del barco (Log book), el HMS Glasgow examinó el puerto de Santa Elena y alrededores (Camarones) y luego ingresó al golfo Nuevo pasando por Punta Ninfas a las 06:00 am del 19 de enero de 1915. De allí se dirigió a Puerto Madryn, lugar donde ancló por unas pocas horas, y posteriormente volvió a zarpar, saliendo del golfo y pasando por Punta Delgada a las 07:36 pm. Como nota de color, cabe comentar que para ese día se reportaban 4 tripulantes enfermos. La visita fue notoriamente fugaz, ya que el semanario Golfo Nuevo no mencionó la presencia del barco británico en aquella ocasión.

El HMS Glasgow fue otro de los barcos de la escuadra británica que examinó las aguas del Golfo Nuevo en busca del SMS Dresden. Previo a esto, el HMS Glasgow había sobrevivido a la batalla de Coronel, amparado en la oscuridad. Fuente: Histarmar.

Antes del paso del crucero HMS Glasgow, el Golfo Nuevo fue visitado, dos veces, por el crucero HMS Carnavon. En ambas oportunidades el crucero británico se encontró con cruceros argentinos, el San Martín en diciembre de 1914 y el Buenos Aires en febrero de 1915. También en ambas ocasiones la visita fue fugaz, apenas de unas horas. En la primera ocasión, el 16 de diciembre de 1914, el HMS Carnavon venía de las islas Malvinas, y tenía 21 tripulantes enfermos a bordo. Intercambió saludos con el crucero San Martín, y luego recibió a bordo al cónsul británico en Puerto Madryn (si no me equivoco se trataba del señor C.T. Alt). Luego zarpó con dirección al sur, a examinar las costas patagónicas. En la segunda oportunidad, el 11 de febrero de 1915, el crucero británico también venía de las islas Malvinas, pero había hecho una pequeña escala en Puerto Huevo y puerto de Santa Elena para verificar la presencia de barcos alemanes. En esta ocasión, prosiguió viaje con dirección al norte, a Montevideo.

El 19 de diciembre de 1914 el semanario Golfo Nuevo se hace eco de la presencia del crucero San Martín y del fugaz paso del HMS Carnavon. Éste fue incorrectamente identificado como "Cronwell", lo cual podría explicarse por la presencia del HMS Cornwall en las afueras del golfo (ver bitácora del HMS Carnavon).

El 13 de febrero de 1915 el semanario Golfo Nuevo informa de la partida del crucero Buenos Aires y de otra fugaz visita del HMS Carnavon (esta vez con un pequeño error ortográfico, "Carnawon").

Los meses siguientes

La presencia de barcos militares ingleses se limita a los días previos y posteriores a las que fueron las batallas de Coronel y de las Malvinas. Luego de esta última, hundida la flota completa de Von Spee, SMS Dresden incluido, el teatro de operaciones naval se concentra en el Mar del Norte, y quedan muy pocas unidades patrullando el hemisferio sur. Por esa razón, ya no se vuelven a ver barcos de guerra de las potencias beligerantes en los meses posteriores a febrero de 1915. Examinando las bitácoras de barcos ingleses que se encuentran digitalizadas podemos encontrar algunas visitas posteriores a la guerra, como por ejemplo la del HMS Darmouth, que arribó a Puerto Madryn el 18 de febrero de 1920. Pasarían más de dos décadas antes de volver a hablar de unidades navales de países en guerra, aunque en esta ocasión se trataría de esquivos submarinos de origen dudoso y destructores de la Armada en pos de ellos. Pero esa es otra historia, que ya comenté en otra ocasión, y sobre la cual no está dicha la última palabra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario