jueves, 9 de febrero de 2012

Hablando de Malvinas... ¿qué pasaba en 1832?

Desde hace unas semanas el tema Malvinas ha pasado a ocupar la primera plana de muchos diarios en Argentina y Gran Bretaña. Basta dar un vistazo rápido a cualquiera de ellos y podrán verificar esto. Mi opinión sobre el tema de las islas Malvinas es conocida, ya la he expuesto en otros artículos (ver [1] y [2]), por lo que no voy detenerme mucho en este punto. Tampoco es mi intención hacer una larga revisión histórica sobre el tema ni detallar los numerosos argumentos a favor de la Argentina en este caso, hay muchos y muy buenos libros y websites donde se habla del tema. Menos que menos voy a dedicar espacio a algunos comentarios que he leído en diversos diarios. Parece ser que la posibilidad de comentar los artículos periodísticos (algunos muy flojitos) por parte de los lectores da rienda suelta a las barbaridades más grandes y los razonamientos más absurdos. En fin, eso queda para otro momento. Ahora quiero compartir un extracto bastante curioso de un periódico australiano del año 1832. Para ser más exactos, se trata del diario "The Sydney Herald", del lunes 18 de Junio de 1832. ¿Qué cómo llegué a este diario? Bueno, hace unos días estuve jugando un poco con la hemeroteca digital de la Biblioteca Nacional de Australia, y me encontré con una gran cantidad de artículos en donde aparecía la palabra Malvinas. Tratándose de una ex-colonia británica, recién independizada en el siglo XX, me llamó la atención el uso del nombre español de las islas en lugar de su equivalente inglés Falklands. El artículo al que hago referencia en particular tiene una muy breve nota, que es la que extraje en la figura:

Extracto del Sydney Herald del 18 de Junio de 1832 [ver fuente aquí].
Una traducción posible sería la siguiente (sepan perdonarme los que dominen el inglés, se que puede pulirse...):
Puede ser útil para los capitanes de barcos que navegan en el Atlántico sur saber que el gobierno de Buenos Ayres (sic) ha dictado las siguientes reglamentaciones respecto de las islas en las costas de Sudamérica sujetas a su jurisdicción:

Articulo 1: Las islas Malvinas (sic), y aquellas adyacentes al Cabo de Hornos, en el océano Atlántico, estarán bajo el mando de un gobernador político y militar a ser nombrado inmediatamente por el Gobierno de la República.

Artículo 2: El gobernador político y militar residirá en la isla De la Solidad (sic), donde se erigirá una batería bajo la bandera de la República.

Artículo 3: El gobernador político y militar hará que se cumplan las leyes de la República en dichas islas y proveerá la debida performance de las reglamentaciones respectivas a la pesca en sus costas.

Algunas cosas para resaltar de este artículo:
  • La fecha es de Junio de 1832. La usurpación británica de las islas se consumaría en Enero de 1833. Sin embargo, antes de dicha acción, en una colonia inglesa (Australia) se hablaba de las Islas Malvinas (no Falklands) y se reconocía al gobierno de Buenos Aires como el que regía aquellas tierras.
  • Se habla de un gobernador designado por al República Argentina que residiría en las islas, cosa que efectivamente iba a ser así.
  • Se habla de la emisión de permisos de pesca por parte del gobernador en Malvinas, reconociendo la jurisdicción de la República Argentina sobre las aguas circundantes.

Sí, ya lo sé, se trata de solo un breve artículo en un diario de una colonia inglesa. Pero, al igual que en el caso del naufragio del "Sea Ranger", me llama la atención que colonias y ex-colonias de Gran Bretaña usen la denominación Malvinas para las islas, y en este caso particular, que hablen acerca de la jurisdicción argentina sobre las mismas.

Bueno, en fin, les dejo como para que lo piensen. Por mi parte es hora de abandonar el blog y seguir con mis actividades cotidianas. Hasta la próxima.

5 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Gracias por tu aporte. Asumo que te referis al P.U.T.O., el Plan Unificado para la Transferencia Ordenada de las Malvinas. Ya voy a tratar ese tema. Saludos

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. El escudo del anonimato permite hacer de todo. Sin embargo, cuando se lo usa con el único propósito de insultar, al único que denigra es al emisor del mensaje. Por mi parte solo corresponde un silencio por los caídos (de ambos bandos) en el conflicto. Saludos

      Eliminar