martes, 17 de julio de 2012

El ferrocarril transpatagónico sigue esperando

Hace unos meses que tengo pendiente retomar el tema de los ferrocarriles en Argentina. Por una cosa u otra lo he ido dejando para después, no por falta de interés, sino porque otras cosas se fueron posicionando en su lugar. También es cierto que tengo cierta tendencia a la procrastinación, lo cual no me ayuda mucho. Pero bueno, de la mano de algunas conversaciones casuales, decidí sentarme de nuevo con este tema, así que ahí vamos.

El ferrocarril argentino comenzó a rodar allá por la segunda mitad del siglo XIX. Evolucionó rápido, de la mano de la inmigración y la explotación agrícola-ganadera. Así, en unas pocas décadas, el país pasó de tener ninguna línea férrea a tener un tendido que igualaba a varios países de Europa

Evolución de la red ferroviaria nacional entre 1870 y 1910 [Fuente: Educ.ar]

Superposición del tendido ferroviario argentino sobre el mapa de Europa, extraído de la Revista Geográfica Americana (1948)

Para la primera mitad del siglo XX la red ferroviaria conectaba una gran parte del país (ver la guía oficial de Ferrocarriles del Estado de 1938). Aún faltaba comunicar toda la Patagonia, pero estaba proyectada su integración mediante ramales que unirían toda la costa y toda la cordillera.

Proyecto de red ferroviaria a principios del siglo XX [Fuente: Desarrollo y defensa].

En el último tercio del siglo XX, y parte de lo que va del XXI, se revirtió mucho de lo logrado y se canceló casi todo o que estaba en carpeta. La Patagonia quedó relegada definitivamente del proyecto ferroviario nacional, y los pocos ramales que quedaban al sur del paralelo 42 fueron muriendo de a poco: Puerto Madryn-Las Plumas, Comodoro Rivadavia-Sarmiento, Puerto Deseado-Las Heras... Apenas se salvó "La Trochita", pero solo reconvirtiéndose en forma turística y después de una larga lucha.

Hace unos quince años hubo bastante "ruido" acerca del Ferrocarril Transpatagónico, un proyecto para retomar aquellas ideas de principios de siglo sobre la red ferroviaria nacional. La idea del Transpatagónico era comunicar las localidades costeras de la Patagonia, empezando del extremo sur de la actual red ferroviaria, que está en San Antonio Oeste. La propuesta era continuar la traza del ferrocarril hasta Puerto Madryn en una primera instancia, para luego proseguir hasta Comodoro Rivadavia, y finalmente, en un futuro, continuar hasta Río Gallegos. Al principio, como suele ocurrir con muchos otros tantos proyectos (sean normales o "faraónicos"), todo fue muy auspicioso, esperanzador. Se sucedieron una serie de actos políticos, declaraciones, estudios y anuncios. Incluso apareció una consultora canadiense, Canarail, decidida a llevar a cabo el emprendimiento. Se venía el cambio de milenio y cada vez parecía más cercana la concreción de este trazado. Leyendo un editorial de La Nación de septiembre de 1998 se puede ver que en algunos círculos se hablaba de que el ramal hasta Comodoro Rivadavia podía estar listo en una fecha tan cercana como ¡2001!. Se hablaba incluso de un servicio de unión "roll on - roll off" entre Punta Loyola, en Santa Cruz, y Caleta La Misión, cerca de Río Grande (Tierra del Fuego). Pero entre 1999 y 2001, cambio presidencial mediante, el proyecto se archivó, y hace rato que no se ha vuelto a hablar de el. La crisis de 2001/2002 fue determinante en este sentido, y si bien se ha hablado mucho de la reactivación del sistema ferroviario nacional, es poco lo que realmente se ha visto.

Esquema básico del ferrocarril Transpatagónico, con todas las ramificaciones planeadas [Fuente: Red Argentina].

Un vistazo a las páginas de las Cámaras de Diputados y Senadores muestra que hay una veintena de proyectos de ley/resolución/comunicación/etc sobre el tema. El más nuevo de ellos es el "Proyecto de ley declarando de interés nacional la construcción de los ferrocarriles transandino del sur y transpatagónico", con entrada en Senadores el 28/04/2009, y que caducó el 28/02/2011.

Al día de la fecha, lo más cerca al transpatagónico que existe es el Tren Patagónico, el ramal que une las ciudades de Viedma y Bariloche, en Río Negro, que supo resistir la ola privatizadora y de clausura de ramales de la década de los noventa. Más allá de la tragedia de Once y los numerosos problemas de la red ferroviaria argentina, no hay anuncios de importancia al respecto. Hace un par de años, cuando estaba en danza el tema del tren bala Buenos Aires - Rosario - Córdoba, hubo una movida importante conocida como "El tren para todos", que proponía canalizar esa enorme inversión prevista para el tren bala en una revitalización y modernización del sistema ferroviario completo (cosa que a mi humilde juicio es más útil y razonable). Sin embargo no se concretó ni uno ni lo otro. De todas formas no dejo de ser un iluso nato, quizás en estos tiempos algo convulsionados que corren den como fruto, entre otras cosas, que el transpatagónico vea la luz y empiece a rodar. Los dejo con esta expresión de deseo, y nos vemos en la próxima. Hasta siempre.

7 comentarios:

  1. Una lastima un PAIS rico y con recursos ,no le den la importancia que se merece al ferrocarril.SI SE INVERTIRÍA Y LO CUIDARÍAN Y PONER TRENES VELOCES,ELÉCTRICOS;y no se lleve la corriente a intereses económicos,sindicales y POLITICOS,seria una solución al trafico y a la contaminación.
    ¡¡¡¡¡OJALA VUELVA A SER LO QUE ERAN ANTES!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Comparto tu idea, creo que es muy importante recuperar y ampliar la red ferroviaria. Es una de las tantas cosas que debemos tener en cuenta cada vez que algún político nos pide su voto (no me refiero a ninguna corriente en especial, sino a todas). Saludos

    ResponderEliminar
  3. ... no se había vuelto a hablar de esto hasta ahora: la senadora nacional por Chubut Graciela Di Perna presentó un proyecto de Ley para declara de interés la construcción de semejante obra que entro a comisón en estos días... Ojalá se apruebe, en este link hay algunos datos mas:

    http://www.forotransportes.com/showthread.php?t=1520&page=369

    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Jorge, muchas gracias por el dato. Coincido contigo que es una obra muy importante, y ojala prospere la iniciativa. Voy a seguir de cerca este tema. Saludos.

      Eliminar
  4. Estimado Jorge, muchas gracias por el dato. Coincido contigo que es una obra muy importante, y ojala prospere la iniciativa. Voy a seguir de cerca este tema. Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Ahora la idea volvió a resurgir una vez mas. Espero que logre avanzar lo mas al sur posible pare mejorar las conexiones terrestres y abaratar los costos de las mercaderías que consumen los patagónicos. NO tanto por los pasajeros, porque hoy en día los boletos de avión son mucho mas barato que antes y resultan mas convenientes que viajar por tierra, con el tiempo que eso demora.
    Bien el blog. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario.Efectivamente, la idea ha vuelto a resurgir hace pocos días, espero que esta vez sea en serio y no se quede en propuestas y papeles cajoneados (acá hay una nota sobre el tema http://www.lanacion.com.ar/1829976-el-gobierno-firmo-un-convenio-en-china-para-la-construccion-del-tren-transpatagonico). Comparto con vos que lo fundamental, al menos al principio el objeto del ferrocarril es abaratar el costo del transporte de mercancías y materia prima, y de paso, reducir la circulación de camiones por la ruta 3. Es más eficiente desde el punto de vista energético, económico, y ecológico. Una vez puesto en funcionamiento, las ganancia del sistema de transporte de carga se podría emplear para subvencionar al transporte de pasajeros, y así emplear la comunicaación por tren en forma mixta. En fin, pero lo importante es empezar en algún momento. Saludos

      Eliminar