sábado, 30 de septiembre de 2017

Un extraño meteorito en el atardecer de la meseta chubutense (1904)

La entrada de hoy más que una entrada es un comentario al paso. Lamentablemente estoy inmerso en esa etapa del año donde reparto el tiempo en veinte cosas diferentes, y todas demandan una porción más grande. Uno de los damnificados es el blog, pero ustedes no están acá para leer como me quejo, así que vamos a los hechos. Sigo guardando cosas en el freezer de los textos, todas a medio redactar, así que hoy voy por una pequeña curiosidad que leí mientras hojeaba el libro "Patagonias de papel" (Pablo lo Presti, Remitente Patagonia). Este libro reune las crónicas de viaje de dos personajes diferentes por la Patagonia de comienzos del siglo XX. Por un lado, las crónicas de María T. S. de Echezarreta, denominsdas "Un viaje al Chubut - Cartas descriptivas", de 1904; y por otro la crónica de Santiago Pusso, "Viajes por mi tierra" (1909). La primera transitó la Patagonia con objetivos evangélicos, mientras que el segundo lo hizo por razones comerciales. El suceso que a mi me llama la atención se encuentra en el relato de la primera, quien en su segunda carta cuenta una situación ocurrida en algún lugar del valle de Telsen durante el mes de agosto de 1904. Reproduzco el pasaje textualmente:
La tarde del 13 de Agosto fue para nosotros memorable, por haber visto la caída de un bólido a las 5 ½ p.m. el que nos dejó deslumbrados con su brillante luz, describiendo un inmenso arco luminoso, sin estrépito alguno, y yendo a perderse detrás de las montañas. El humo denso que dejó la estela quedó por espacio de veinte minutos en la atmósfera, hasta que desapareció completamente.

Tapa del libro "Patagonias de Papel"

El relato de este suceso me intriga bastante, ya que no se trató de una estrella fugaz más, del montón, si no que era algo más espectacular, por llamarlo de alguna manera. En un principio pensé que podía tratarse de una de las típicas lluvias de meteoritos que se repiten todos los años. Por las fechas podría haber sido la lluvia de meteoritos de las Perseidas. Sin embargo, por la descripción del fenómeno, el humo, la intensidad luminosa, y la hora en la que se produjo, es improbable que se halla tratado de un escombro del cometa 109P/Swift-Tuttle. Me llama la atención que si bien se habla de un arco luminoso y de un humo denso que permaneció veinte minutos en suspensión, se aclara que no hubo ningún estrépito. Intuitivamente me veo tentado en creer que la caída de un objeto con esas características debería haber hecho (bastante) ruido.

Curioseando por la web descubrí que ese mismo día, a miles de kilómetros de distancia de la meseta chubutense, a unos cinco kilómetros de la localidad de Shelbourne, Ontario (Canadá), cayeron dos meteoritos de 12,6 kg y 5,6 kg, respectivamente, a las 20:00 horas. El horario, por la diferencia entre los husos horarios actuales, es coherente, ya que hay una diferencia de tres horas entre Argentina y Ontario. Desconozco si en 1904 existía esa diferencia o se regían por otros husos horarios. El avistaje de María T. S. de Echezarreta fue en la zona de Telsen, por lo que dudo que por la distancia se haya podido apreciar el mismo bólido. Sin embargo, ¿podrían tener un origen común ambos, el de Telsen y el de Ontario?

Uno de los dos fragmentos del meteorito de Shelburne cayó en el patio trasero de la residencia de John Shields (la estrella negra abajo a la izquierda señala el lugar del cráter). Fuente: Archive.org.

En algunos diarios de la época, como el The Minneapolis Journal del 16 de Agosto de 1904, se menciona un avistamiento de un meteorito sobre el lago Minnetonka (EE.UU., al sur de Ontario), a las 23:00. Dicho meteorito estalló en el aire y cayó en aguas del lago, dejando, según el testimonio del periódico, una capa aceitosa iridiscente y numerosos peces muertos. Sin embargo, este hecho es localizado temporalmente el día 15 de agosto, dos días después de los avistajes de Telsen y Ontario. ¿Acaso se trataba de restos de un mismo cuerpo que fue entrando por partes en la atmósfera terrestre? ¿Podría haber un error en la medida de los días y horas y tratarse del mismo evento? La mención a la capa aceitosa iridiscente (iridiscente oily glaze) y los peces muertos me huele a levemente sensacionalista, lo cual me induce a tomar este evento como menos creíble (sepan perdonar, pero me estoy volviendo paranoico con las fuentes de información).

Extracto del The Minneapolis Journal del 16 de Agosto de 1904 donde se menciona la caída de un meteorito que podría (entre comillas) estar relacionado con los avistajes de Telsen y Ontario. Fuente: Chronicling America.


No soy astrónomo como para opinar en profundidad sobre este tema, pero le doy vueltas y no deja de intrigarme. Voy a tener que rebuscar un poco más en la prensa nacional de la época para ver si hubo observadores en otras latitudes del país. Por lo pronto, les dejo esta tarea a los especialistas y a los curiosos, por mi parte solo queda decir... "el misterio está servido". Hasta siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario