domingo, 17 de junio de 2018

Trenes a vela: usando el viento para desplazarse (incluso en Malvinas)

Vuelvo al blog después de un mes muy cargado de actividad, así que espero que sepan tener paciencia hasta que retome el ritmo y las temáticas habituales de las publicaciones. Como una forma de rehabilitación "bloguistica", les quiero compartir una breve curiosidad que encontré en un minúsculo recorte y que, como de costumbre, cuando empecé a tirar del hilo encontré que era más extenso de lo que creía. Yo sabía que los ferrocarriles había sido impulsados durante décadas por máquinas de vapor, luego por máquinas Diesel, y finalmente por sistemas de tracción eléctricos. Lo que no tenía idea era que entre las primeras fuentes de energía que se consideraron para impulsar un vehículo por las vías férreas estaba el viento. Sí, efectivamente, hubo épocas en las cuales los trenes se impulsaron a vela, como lo habían hecho los barcos en el mar durante siglos.

Es difícil precisar cual fue realmente el primer vehículo que se desplazó por una vía férrea impulsado por el viento. Uno de los primeros antecedentes es el la figura, empleado en Carolina del Sur (EE.UU.) en 1830, donde alcanzó a recorrer unos 10 km a una velocidad media de 30 km/h. Fuente: The Self Site.


Al parecer, uno de los primeros casos registrados de un tren, o mejor dicho, un único vagón de tren, impulsado por energía eólica, es el de la línea Baltimore-Ohio en la década de 1830. Se trataba, casi literalmente, de una cesta con un mástil y una vela, que rodaba por un par de raíles. Fue creada por un tal Evan Thomas (en algunos sitios se dice que era hermano del presidente, pero no hubo ningún presidente de EE.UU. con ese apellido), luego de un viaje al Reino Unido, donde conoció al novedoso concepto de ferrocarril. Este vehículo se lo conocía como Aeolus (Eolo), y si bien podía desplazarse a velocidades de hasta 40 km/h, necesitaba un viento fuerte (y a favor) para poder impulsarse con regularidad.

El vehículo creado por Thomas para la línea Baltimore-Ohio tenía toda la pinta de una canasta de picnic con una vela. No queda claro si este invento es previo o posterior al ensayado en Carolina del Sur en 1830. Fuente: Jumping Frog.

Grabado de un "Sail Bogey" empleado en Herne Bay Pier (Kent) en 1855. Nótese que a diferencia de los predecesores, acá se aprecia una rudimentaria formación con más de un vagón. Fuente: Wikipedia.


Años después aparecen otros ejemplos de trenes, si puede llamárselos de esa forma, impulsados por el viento. En la Wikipedia encontramos alguna referencia a los "Sail bogeys" o "Sail trolleys", que fueron empleados en diversos lugares. Entre esos ejemplos podemos encontrar uno más que curioso, ya que este sistema de locomoción fue empleado ni más ni menos que en las Islas Malvinas (Arg). Al parecer en la década de 1920 la línea férrea Camber, construida para abastecer de insumos a una estación radiotelegráfica usada durante la Primera Guerra Mundial, cayó en desuso. A medida que dejaron de circular las pequeñas locomotoras de trocha angosta (610 mm), los lugareños comenzaron a usar la línea férrea para desplazarse con sencillos carritos con velas, que permitían moverse con mucha facilidad hacia el Este (el viento predominante es del Oeste), pero que no eran tan prácticos para recorrer el camino de retorno. Existen algunas fotos y reproducciones en estampillas conmemorativas, que testimonian el uso de estos "trenes a vela". Recomiendo darle un vistazo a la web de Histarmar donde hay bastante material sobre el "Camber Railway".

Fotografía con cuatro "sail bogeys" en la antigua línea Camber, islas Malvinas, circa 1920. Fuente: Railways of the far south.


Otra imagen correspondiente a las islas Malvinas, con un "sail bogey" en la antigua línea Camber, circa 1920. Fuente: Railways of the far south.

Para quien desee profundizar en este tema, que como mencioné antes tiene mucho material, recomiendo revisar algunos de los enlaces que están en el texto. Por mi parte, me despido hasta la próxima entrada... que no tengo ni idea de que tema va a tratar.

 
Curioso grabado del año 1824, titulado simplemente como Monoriel Palmer. En este caso se mezcla un concepto poco tradicional, como el del monoriel, con el uso de velas en todos los vagos que conforman el tren. No hay más información acerca de este artilugio, por lo que estimo nunca llegó a construirse. Fuente: Alamy.

En aquellos tiempos (1830), también había "trenes" impulsados por caballos. La pintura muestra una supuesta carrera en la línea Baltimore & Ohio entre una locomotora a vapor y un caballo. Al parecer la carrera la ganó la locomotora a vapor y selló la suerte de las locomotoras "a sangre". Fuentes: Federal Highway Administration y Forgotten history of Ellicott City & Howard County MD.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario