Publicidades de aquellos autos patagónicos de antaño

Una de las cosas más entrañables que encuentro al revisar antiguos periódicos y libros son las publicidades de época. Algún día voy a escribir una entrada dedicada a publicidades en general. Sin embargo, hoy quiero dedicarme a una clase especial de publicidades: las de automóviles y accesorios relacionados. Si bien no puedo decir que sea un fierrero de alma, tuve una relación cercana con el automovilismo y la mecánica gracias a mi papá, que era mecánico y a su vez preparaba autos de carrera para competencias zonales.

En la Patagonia, con su enorme extensión y la gran dispersión de núcleos poblados, la cuestión del transporte siempre fue problemática. Nunca se llegó a materializar una red ferroviaria que la interconectase de este a oeste y de sur a norte, y los pocos ramales que se tendieron luego se levantaron (excepto la línea Viedma-Bariloche). La comunicación por mar siempre fue irregular e insuficiente. Basta leer algunos ejemplares del viejo Semanario Golfo Nuevo (1914-1954) para descubrir que las quejas por los transportes navales eran moneda corriente. Por tales razones, podría decirse que desde el momento que llegó el primer auto a la extensa meseta patagónica, el futuro de su competencia (trenes y barcos) estuvo sellado.

En algunas fuentes se suele mencionar que el primer auto en circular por el suelo patagónico fue un vehículo marca Star, de origen anglo-italiano, importado por el estanciero Eduardo Beecker en 1905. Su propósito era utilizarlo para visitar sus estancias en Río Gallegos y Punta Arenas, para lo cual, debido a los caminos de carretas de entonces, se lo debió acondicionar con una protección de cuero crudo para resguardarlo de las piedras. No he podido verificar que existiese una marca anglo-italiana denominada Star, pero sí existió una compañía italiana, la Società Torinese Automobili Rapid (S.T.A.R.), y otra inglesa, la Star Motor Company, que comercializaban autos similares a los de la foto en esa época (y que no tenían nada que ver la una con la otra).

Supuesta foto de Eduardo Beecker y automóvil Star frente a su domicilio en Río Gallegos. La fuente se supone que es de la revista Argentina Austral, pero no he podido verificarlo (la foto fue descargada de la web Corredores del Viento). Compárese esta foto con algunas de las existentes de los vehículos italianos STAR, o con los de la inglesa Star Motor Company, con los cuales hay un leve parecido.

A partir de la foto del Star de Eduardo Beecker, y de numerosas publicidades antiguas que encontré en diferentes fuentes patagónicas, se me ocurrió armar esta entrada dedicada a esos autos patagónicos de antaño. Se trata, más o menos, de una recopilación sin un criterio muy definido, dedicada a los autos, y sus accesorios, evocada a través de las publicidades de época. El único factor común de todas ellas es que se trata de publicidades aparecidas en medios de origen patagónico, principalmente el semanario Golfo Nuevo, de Puerto Madryn, y en menor medida el diario Jornada, de Trelew, la revista Argentina Austral, el Y Drafod de la colonia galesa o el Magellan Times, de Punta Arenas. Los invito a ajustarse los cinturones (ninguno de estos autos los traían) o simplemente agarrarse al asiento, y comenzar este recorrido por las polvorientas y rústicas rutas de la Patagonia.

1914-1918: Studebaker, Ford y otras marcas en los tiempos de la Gran Guerra

En los convulsos años de la Gran Guerra europea empiezan a aparecer diferentes publicidades de automóviles en periódicos regionales de la Patagonia. Una de las marcas que tenía mucha publicidad en aquel entonces era Studebaker, a un lado y otro de la cordillera. También se pueden encontrar referencias a Ford, con su clásico modelo T, y a otras marcas que son hoy desconocidas, como el Case y el Maxwell. Los precios de estos vehículos oscilaban, al menos en lo que respecta a los que se vendían en la zona del Golfo Nuevo, entre los 1600 pesos moneda nacional del Ford hasta los 4750 pesos moneda nacional del más caro de los Studebaker, algo así como unos 700-2000 dólares de 1917 (unos 14700 a 44000 dólares de 2020).

Publicidades de Ford aparecidas en el semanario galés Y Drafod, el 4 de diciembre de 1914 (izquierda) y el 7 de mayo de 1915 (derecha). Los Ford eran comercializados en la región por la SAIEP, representantes de la marca en al Territorio Nacional de Chubut. En la publicidad de 1914 (izquierda) se menciona que estos "automobiles" (sic) eran transportados por el vapor Capac. Este vapor norteamericano frecuentaba los puertos de la zona y fue el que estaba amarrado junto al vapor Kaiser el día del fatídico incendio de 1915.


Publicidad del Magellan Times de Punta Arenas del 28 de enero de 1915. En una misma página aparecen juntas dos publicidades que compiten entre sí: Ford, comercializado por Braun & Blanchard, y Studebaker, comercializada por Michel Rooze & Cia. Fuente: Aike Biblioteca Digital de la Patagonia.


Publicidad de Studebaker realizada por H.C.H. James, el representante de ventas en Puerto Madryn, extraída del semanario Golfo Nuevo del 22 de diciembre de 1917. Nótese los precios para los diferentes modelos, que iban desde los 3750 pesos hasta los 4750 pesos de la época.

Otra publicidad de Studebaker realizada por H.C.H. James, el representante de ventas en Puerto Madryn, extraída del semanario Golfo Nuevo del 5 de enero de 1918.


Studebaker Touring de 1916, restaurado, similar al de la publicidad del semanario Golfo Nuevo. Fuente: Wikipedia.


Publicidad de un automovil Maxwell realizada por Vallejos, Costa y Cia., representante de ventas en Puerto Madryn, extraída del semanario Golfo Nuevo del 5 de enero de 1918. El precio de este vehículo era casi un 20% más barato que el más económico de los Studebaker de aquellos años.

Maxwell modelo 1917, de 25 HP, similar al de la publicidad del semanario Golfo Nuevo. Fuente: Car Classic.

Publicidad de un automovil Case realizada por la SAIEP, representante de ventas en Puerto Madryn, extraída del semanario Golfo Nuevo del 5 de enero de 1918. Entre las virtudes del Case, según el vendedor, se hallaban su robustez y economía de combustible

Case modelo 1914, de 40 HP, similar al de la publicidad del semanario Golfo Nuevo. Fuente: Pinterest.


1919: autos de alquiler y accesorios revolucionarios

En la medida que los automóviles empezaban a poblar el paisaje urbano y rural, también aparecían nuevos servicios y accesorios. Por un lado, podemos mencionar la aparición de empresas de transporte de pasajeros y alquiler de autos, como la compañía "El Rayo", de Puerto Madryn, que ya en 1919 unía Puerto Madryn con Río Colorado una vez por semana, al módico precio de 110 pesos moneda nacional, algo así como 47 dólares de la época (unos 739 dólares de 2020... ¡una ganga!). Por otro lado, encontramos publicidades de productos con cualidades casi milagrosas, como el economizador de nafta "Seva", que prometía reducir el consumo de combustible un 30%, manteniendo limpios los cilindros mediante el agregado de hidrocarburos "sin ácidos ni éter". Esto me hace acordar a los economizadores de nafta magnéticos que cada tanto se publicitan en este siglo... el tiempo pasa, pero las mañas se mantienen.


Publicidad de automóviles de alquiler "El rayo", extraída del semanario Golfo Nuevo del 5 de noviembre de 1919. Además del precio por pasajero, que parece ser muy costoso, es interesante destacar que el vehículo solo salía si completaba el cupo de 5 pasajeros.


Publicidad del economizador de nafta "Seva", extraída del semanario Golfo Nuevo del 13 de diciembre de 1919.


1925-1927: Ford, Dodge y Graham en plena década del '20

En la década del veinte aparecen nuevas publicidades, donde predominan marcas que podríamos denominar como "de las grandes", como por ejemplo Ford y Dodge. Studebaker empieza a ser desplazado de la escena, al igual que las otras marcas menos conocidas, que fueron desapareciendo del mercado, local y mundial, en la medida que se consolidaban las compañías más importantes.

Publicidad de Ford, extraída del semanario Golfo Nuevo del 18 de abril de 1925.

Publicidad de automóviles Dodge Brothers, realizada por la SAIEP, extraída del semanario Golfo Nuevo del 30 de mayo de 1925.


La agencia de Ford en Puerto Madryn, a cargo de Teodoro Porta & Cía advertía a los propietarios de automóviles Ford acerca de las consecuencias de no usar repuestos legítimos de la marca, mostrando imágenes de diferentes piezas rotas (bielas, piñones, etc.) y su contraparte original en perfecto estado.

Publicidad de la agencia Ford de Teodoro Porta y Cía., de Puerto Madryn, alertando sobre las consecuencias de no usar repuestos legítimos (nótese el "lejitimos", con "j", del texto). Publicada en el semanario Golfo Nuevo del 15 de agosto de 1925.

Los hermanos Graham fabricaban camiones en EE.UU., pero para poder crecer debieron vender parte de su compañía de automóviles Dodge, la cual de esta forma incursionó en el rubro del transporte pesado. Desde 1921 los camiones Graham Brothers iban equipados con motores Dodge, y entre 1925 y 1926 la compañía fue absorbida en su totalidad por la Dodge Brothers.

Publicidad de camiones Graham Brothers y automóviles Dodge Brothers, realizada por la SAIEP, extraída del semanario Golfo Nuevo del 14 de mayo de 1927.


Camión Graham Brothers modelo 1927 restaurado, similar al de la publicidad de la SAIEP. Fuente: Antique Automobile Club of America (AACA).


1930-1933: Neumáticos y combustibles polémicos

Si hablamos de la masificación del transporte automotor, también tenemos que hablar de sus accesorios e insumos. Los neumáticos son un buen ejemplo de insumo, que podemos encontrar, entre otros lados, en las páginas de la revista Argentina Austral. La publicidad de Firestone muestra el camino desde la perspectiva del conductor, con los brazos aferrados al volante, y el dilema de la laguna de lluvia que interrumpe el viaje. La publicidad anima a pasar por el medio, "el agua es siempre menos temible que el barro", confiando la suerte al "poderoso antiderapant" (sic) de los neumáticos Firestone.

Publicidad de Firestone aparecida en la revista Argentina Austral de julio de 1930, resaltando las propiedades antiderrapantes de sus neumáticos. Fuente: Biblioteca Nacional Mariano Moreno.

En las páginas del semanario Golfo Nuevo, en febrero de 1933, aparece una publicidad de un comercio de Puerto Madryn que vendía desde productos de almacén y ropa hasta automóviles y cubiertas (también llamado "ramos generales"). Entre los productos comercializados también hay aceites lubricantes ("lubrificantes") y nafta de la marca "Energina". Esta nafta es la que erróneamente suele asociarse con la Alemania nazi, ya que el símbolo que la identificaba era una esvástica levógira (o sea, con los brazos apuntando a la izquierda), mal llamada sauvástica en algunos textos. Los bidones y tambores de Energina suelen confundirse con insumos del ejército nazi, y han dado lugar a numerosas leyendas urbanas y mitos patagónicos (confieso que yo mismo caí en la trampa con un fragmento de estos tambores hallado en la casa donde viví mi infancia).


Publicidad de Urtasun Hnos., extraída del semanario Golfo Nuevo del 11 de febrero de 1933. Se puede apreciar la propaganda de automóviles, camiones y repuestos de Chevrolet, pero lo más interesante es la publicidad de la venta de nafta "Energina", un producto de la compañía Shell que se identificaba con una esvástica invertida. Los tambores de combustible de esta marca han sido tradicionalmente confundidos con tanques de combustible del III Reich.


Cartel publicitario de Energina. La foto me la pasaron por Whatsapp y corresponde al almacen-museo La Protegida, de la localidad de Navarro, en la provincia de Buenos Aires.


1936-1941: Hay Fords por todos lados

A finales de los años treinta aparecen muchas publicidades de la empresa Ford en el semanario Golfo Nuevo. En aquellos años el semanario incluía varias páginas de artículos y propagandas que no eran de la región sino que parecían más bien un suplemento de tirada nacional. Por lo tanto, estas publicidades no tienen un tinte local, patagónico, sino que se parecen a cualquier publicidad de la época de un diario de tirada nacional. De todas formas, me pareció interesante recopilar algunas de ellas para compartir aquí, ya que eran el tipo de publicidades que llegaban a los habitantes de la zona.


Publicidad de Ford, extraída del semanario Golfo Nuevo del 18 de abril de 1936. Este tipo de publicidades no correspondía a los representantes de ventas en la ciudad, sino que eran publicidades de tirada nacional que hacía la misma Ford Motor Company. En este caso se publicita el Ford V8, bajo el lema "Si no es un V8, no es moderno", un eslogan habitual en la marca de aquellos años (por ejemplo, véase esta otra publicidad en el diario La Voz, de Maipu, del año 1938)

Otra publicidad de Ford, extraída del semanario Golfo Nuevo del 26 de diciembre de 1936, en donde se incluye la imagen y el desafío de los desfiladeros de la Cordillera de los Andes como prueba de la confiabilidad de la marca.

Publicidades de automóviles y camiones Ford aparecidas en el semanario Golfo Nuevo del 8 de marzo (izquierda) y el 23 de agosto (derecha) de 1941.


1942-1944: publicidades de naftas en épocas de escasez y racionamiento

En plena Segunda Guerra Mundial escasearon diversos productos en el mercado nacional. Uno de ellos fue el combustible, que tuvo que ser racionado para evitar el desabastecimiento total. En aquellos años el país aún no era autosuficiente en materia de hidrocarburos, y el tráfico marítimo internacional estaba en jaque por el asedio de los submarinos alemanes, así que el arribo de petróleo estaba restringido. Por tal razón, no era raro ver solicitadas en los diarios llamando al consumo responsable de combustible. El racionamiento de las naftas duraría hasta el comienzo del año 1946, y llevaría varios meses su normalización a lo largo del país.

Publicidad, presumiblemente del gobierno, incitando al ahorro de combustible por la escasez producida por la Segunda Guerra Mundial. Aparece, entre otros, en la edición del 10 de octubre de 1942 del semanario Golfo Nuevo.


Solicitada de YPF, advirtiendo de que el racionamiento de combustible no depende de la empresa y dirigiendo las gestiones al Ministerio de Agricultura de la Nación. Aparece en la edición del 21 de noviembre de 1942 del semanario Golfo Nuevo.

Publicidad de la Esso aparecida en el semanario Golfo Nuevo del 20 de mayo de 1944.


1946-1947: Ford, Jeep y cubiertas FATE

En los años de la posguerra podemos ver que vuelven a abundar las publicidades de autos, entre las que ahora aparece el Jeep, un vehículo diseñado y fabricado en grandes volúmenes para la guerra, que luego pasó a convertirse en un vehículo multiuso ideal para lugares con caminos deficientes. También abundan las publicidades de Ford y de los primeros neumáticos de FATE.

Publicidad del servicio técnico de Ford aparecida en el semanario Golfo Nuevo del 23 de marzo de 1946.

En 1946 la empresa de Transporte Agropecuario del Chubut (TACH) incorporó a su flota de transporte de cargas "un camión de doble diferencial (tipo Yip) llegado hace pocos días de ultramar donde había sido utilizado en los campos de batalla". Se trataba de un camión doble tracción con 6 toneladas de capacidad de carga que seguramente sirvió en el frente para logística de transporte de tropas o cargas.

Anuncio de la empresa de Transporte Agropecuario del Chubut (TACH) sobre la reciente incorporación de camiones doble tracción, tipo "Yip" (sic), provenientes de los campos de batalla europeos. Publicada el sábado 7 de septiembre de 1946 en el semanario Golfo Nuevo.



Aviso aparecido en la edición del semanario Golfo Nuevo del 8 de marzo de 1947, advirtiendo de la característica experimental de los neumáticos FATE. La empresa había comenzado a producirlos en pequeña escala a partir de 1945.

La publicidad de Hampton, Watson y Cía, representantes de la Willys Overland, decía que el jeep era el nuevo "petiso de los mandados" y que era un auténtico "4 en 1": planta motriz, tractor, camioneta y vehículo de paseo. No puedo asegurar que hayan sido un éxito notorio en la Patagonia, de hecho no recuerdo haber visto muchos (aclaro, 40 años después de esta publicidad), pero sin duda se trataba de un vehículo muy versátil que podía adaptarse a la rudeza de los caminos patagónicos.

Publicidad de los "jeeps" extraída del semanario Golfo Nuevo del 12 de julio de 1947. Al finalizar la guerra, los jeeps americanos invadieron diferentes mercados con sus características todoterreno que los hacían ideales para todo tipo de caminos. Como nota de color, vale recordar que la palabra Jeep aparentemente proviene de una sigla empleada para identificar a un vehículo de propósitos generales: "General Purpose" --> "G.P." --> "Jeep"

1960 y más allá...

Damos un salto grande y nos vamos de los años de posguerra hasta los comienzos de la década del sesenta. La variedad de autos se ha ampliado, desde pequeños autos europeos, como el Renault Dauphine hasta la camioneta Ford, pasando por el que sería uno de los autos más fabricados del país, el Falcon, y la Estanciera, un vehículo con más características de tanque de guerra que de auto de calle.

Publicidad del Renault Dauphine 1961, aparecida en una edición del diario Jornada de enero de 1961.


Publicidad de la Estanciera 1961, aparecida en una edición del diario Jornada de marzo del mismo año.

Publicidad del Ford Falcon 1962, aparecida en una edición del diario Jornada de abril del mismo año.


Publicidad de la camioneta Ford '62, aparecida en una edición del diario Jornada de abril de 1962. Una así tenía mi papá a mediados de los '90. Tuve el gusto de manejarla y disfrutarla hasta principios de este milenio.


Palabras finales

A lo largo de esta entrada he intentado retratar, un poco caprichosamente, los automóviles asociados a la región a través de las publicidades de periódicos y revistas. Sin duda se trata de una selección muy limitada y sesgada, pero como suele decirse, para muestra basta un botón. ¿Hay omisiones? Sí, muchas, que quizás pueda reparar en futuras entradas dedicadas a este tema. Como de costumbre, espero que les hayan gustado, y gracias por leer hasta aquí. Nos vemos en la siguiente entrada, allá donde nos lleven los polvorientos caminos patagónicos.


P.S.: Quiero agradecer especialmente a la Biblioteca Municipal y Popular Sarmiento (Puerto Madryn), porque allí encontré las copias del semanario Golfo Nuevo y el diario Jornada de dónde extraje las publicidades mostradas en esta nota.

Comentarios

  1. Que bueno, hay un recorte de FATE, mi padre trabajó allí desde 1954, yo también lo hice por unos años, conocí mucha gente allí entre ellos mi esposa y ahora mismo tengo familiares y amigos trabajando tanto en FATE como en Ford, mi primer auto fue un Ford V8 de 1934. Hay concesionarios que siguen desde esa época, hace apenas 100 años.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Dario por tu comentario y por compartir tus experiencias con FATE. Me encanta cuando a partir de estas notas y recopilaciones van aflorando historias personales. En mi caso mi primer auto fue un Falcon Futura 1968, y a través de mi viejo también una Ford F100 1962. Una vez que aprendes a estacionar marcha atrás con un Falcon, ya podes estacionar un transatlántico :)
      Abrazo y gracias por comentar!

      Eliminar

Publicar un comentario