sábado, 26 de julio de 2014

4 años, 200 artículos, y algunas reflexiones

Casi sin quererlo, Bahía Sin Fondo cumplió cuatro años en el ciberespacio, o la blogósfera, como más les guste. Cuando empecé tenía mis dudas acerca de si iba a poder darle la continuidad que se merecía. Internet está plagada de webs y blogs muertos, algunos de los cuales no pasaron de su etapa embrionaria y otros que se desarrollaron y un día dejaron de crecer y quedaron estáticos. Algunos de mis blogs favoritos, que me llevaron a preguntarme si valía la pena, y si podía, escribir un blog, están hoy muertos. Pero bueno, acá estoy todavía, alimentando este hobby al que me gustaría dedicarle más tiempo, y con ganas de seguir aportando pequeñas perlitas y curiosidades.

Nube de tags de las últimas 10 entradas [creado con Tagul.com]

A modo de balance, y aprovechando que para este aniversario he superado la barrera simbólica de los 200 artículos, he decidido hacer un muy breve resumen de algunos números que caracterizan al blog. Doscientos  artículos en 4 años son unos 50 por año, o sea, casi uno por semana. Sin embargo, desde mediados del año pasado tengo un ritmo mucho más bajo (31 artículos en 2013 contra 52 y 66 en los dos años anteriores). A mi favor puedo decir que las notas han ganado en calidad y extensión. Pero bueno, vayamos al balance del que les hablé:

- Artículos más vistos
El contador que tiene Blogger me dice que los artículos que han sido vistos más de 1300 veces son los siguientes. Hago la salvedad de que el primero de ellos cuenta con más de 58000 visitas, pero esto se debe a que es bombardeado a toda hora por algunos sitios que desconozco. De hecho, tuve que deshabilitar los comentarios porque ingresaban de cien comentarios basura por día.

1º) Cuando la ciencia no parece ciencia: Los premios Ig Nobel y otras cosas igualmente extrañas
2º) Buscando mapas viejos de la Patagonia
3º) La central eléctrica de Battersea
4º) El Kaiser (parte 1)
5º) El ferrocarril transpatagónico sigue esperando

Large Hadron Collider

- Artículos más comentados
Recibir comentarios en un artículo es muy enriquecedor, porque me permite saber no solo la opinión directa de los lectores, sino también porque me señalan errores o agregan información interesante. Hasta ahora, mis notas más comentadas son:

1º) Una escapada a Bahía Cracker con un poco de historia (16 comentarios)
2º) A fin de cuentas, ¿quien la tiene más grande? (12 comentarios)
3º) El Kaiser (parte 1) (12 comentarios)
4º) La goleta Lolita no pudo entrar a la caleta (12 comentarios)

Bahía Cracker

- Artículos menos vistos
Utilizando la herramienta de manejo de entradas del blog puedo ver la cantidad de accesos que tuvieron cada una de ellas desde su publicación. Algunas de ellas, en general de las más cortitas y viejas, tuvieron muy poco impacto. Viéndolas de nuevo me doy cuenta que son muy escuetas, con pocos enlaces... y con una redacción bastante pobre. Pues aquí van los artículos que (casi) nadie quiere leer:

1º) Visto y Leído: TEDxBuenosAires2011 (8 vistas)
2º) Un poquito de Cortázar (8 vistas)
3º) Visto y leído: Estudiantes argentinos distinguidos en una feria de ciencias de Estados Unidos (6 vistas)
4º) Visto y leído: novedades sobre la protección de las ballenas (2 vistas)


- Mis favoritos
Más allá del impacto que hayan tenido cada uno de mis 200 artículos, hay un puñado de ellos por lo que tengo un especial cariño, ya sea por el trabajo que me dieron, por la repercusión, por la temática que tocan. En fin, estos son los artículos que más me han gustado hasta ahora:

1) La serie de artículos sobre Puerto Lobos (1, 2, 3, 4)
2) El Kaiser (partes 1 y 2)
3) El castillo de Madryn
4) Reflexiones sobre la Patagonia: inmensidad, soledad, y algo más
5) Cuando la Patagonia invadió al Reino Unido
6) Operación Golfo Nuevo (1958)
7) La manzana de mis recuerdos desde Google Earth
8) Las otras 192 entradas...

La inmensidad de la Patagonia


Números y estadísticas aparte, el blog ha evolucionado desde una orientación genérica, basada en mis caprichos diarios, a una clara tendencia de artículos dedicados a la Patagonia y su historia, y otro grupo de artículos dedicado a la ciencia y algunas curiosidades o cosas personales. Intenté embarcarme en otro proyecto, dedicado integramente a la historia de la Patagonia, en especial de sus rincones más desconocidos, pero por cuestiones de tiempo lo tengo casi abandonado y apenas le hago retoques mínimos de tanto en tanto. Espero en el futuro poder retomarlo y ponerlo en condiciones.

Quiero aprovechar este espacio conmemorativo para hacer una reflexión. Desde hace bastante tiempo vengo observando, tanto en forma personal, cara a cara, como en la web y los medios de comunicación, una creciente intolerancia y radicalización de las posiciones en cuanto tema se nos ocurra. Cada vez es más difícil hablar sensatamente sobre los temas de "actualidad" con el resto de la gente. Hace unos días tuve un intercambio de opiniones de lo más disparatado simplemente por llamar la atención sobre algunas inconsistencias técnicas de un comentario sobre un artículo de un conocido periódico nacional. El artículo en cuestión hablaba sobre la puesta en marcha de Atucha II, y al señalar algunas cuestiones técnicas sobre la generación de energía, fui tildado inmediatamente, con un razonamiento al menos extraño, de obcecado oficialista. Por supuesto que a partir de ahí el debate perdió sentido, porque cuando se pretende determinar la ideología partidaria de una persona basándose en un solo comentario, y para colmo, de tipo técnico, es que vamos mal. Es como que alguien venga y me diga "Hace frío y está nublado" y yo me despache con un "Lo que pasa es que sos de la oposición y...". Nada tiene sentido a partir de ahí... nada tiene sentido desde que nos ponemos las anteojeras ideológicas-fanáticas. Esto mismo puede extenderse a otros campos, como por ejemplo, los fanatismos religiosos y el ateísmo "militante" (militante, militar... mmm), que cada día se parece más a esas religiones a las que confrontan, el debate hueco (hueco por el planteo, no porque no sea un tema importante) entre seguridad y garantismo, y un muy largo etcétera. En fin, reflexiones sobre lo que veo y escucho, sobre la intolerancia, el fanatismo, etc.

Volviendo al blog en sí, para finalizar solo quiero mencionar que estoy muy contento con haber llegado hasta acá, y espero seguir creciendo, quizás a un ritmo más moderado, en el mismo sentido. Les agradezco a todos los que siguen el blog, a los que entran esporádicamente, a los que comentan, a los que enlazan, a los que me pasan material, y en general a todos los que pierden unos minutos de su tiempo en ver algo de lo que he compartido hasta ahora. Como siempre digo, nos vemos en la próxima entrada, ¡hasta luego!

P.S.: Esta nota debió haber salido el pasado 24 de julio, pero por un error de configuración del programador quedó como "borrador" hasta hoy. Saludos

2 comentarios: